• Por Antonio Méndez

nadie conoce a nadie cartel critica
Dirección: Mateo Gil.
Intérpretes: Eduardo Noriega, Jordi Mollá, Natalia Verbeke, Paz Vega.

Película basada en una novela de Juan Bonilla. Con guión de Mateo Gil (“Tesis”, “Abre Los Ojos”).

Sinopsis

Simón (Eduardo Noriega) es un joven aspirante a escritor que se gana la vida realizando crucigramas para un periódico sevillano. Comparte piso con Sapo (Jordi Mollá), un profesor de inglés que odia la Semana Santa, al igual que siente aversión por los habitantes de la capital andaluza. En medio de las celebraciones religiosas acontecen varios actos criminales que comienzan a sembrar el pánico entre la población hispalense. Los atentados son iniciados con un ataque con gas sarín a través de una imagen de la Virgen.

Crítica

Debut en largometraje del director y guionista Mateo Gil, encargado de co-escribir las primeras películas de Alejandro Amenábar y especialista (junto a Amenábar) en intentar bucear en fenómenos socioculturales (muy coyunturales) para elucubrar películas con mucho estilo pero (si se escarba tras su apariencia) con poco o nulo meollo.

nadie-conoce-a-nadie-fotoSi en “Tesis” se servían de las snuff movies como detonante del mecanismo intrigante para crear una trama de cierta enjundia, y en “Abre Los Ojos” utilizaban la realidad virtual para crear un título medianamente interesante, ahora le toca el turno a los juegos de rol. Basándose en una novela de Juan Bonilla, Gil nos despliega las ansias de destrucción de un chalado con aspiraciones de sabotear la festividad de la Semana Santa en Sevilla.

A este thriller le sobra artificiosidad en la trama y le falta un guión más sólido, compacto. Expone personajes, hechos y comportamientos y rara vez explica algo. El manejo de los caracteres es fallido. Los femeninos no aportan nada, los masculinos están poco desarrollados y la relación entre los mismos, derivada de su implicación en el asunto, resulta exigua, veleidosa.

La búsqueda de una atmósfera de suspense, con alguna que otra escena conseguida, termina por languidecer a causa de una historia poco plausible, sin profundización y con clichés (no puede faltar la típica confusión onírica y el pasaje ilusorio sexual sinsentido) y sin la incisión psicológica deseable, debiendo roturar con mayor ahínco en el enfrentamiento entre los principales caracteres y en la sensación de desazón de los habitantes de la ciudad hispalense para lograr una gradación más enfermiza y nerviosa contrastada con la quietud de la fiesta religiosa. La máxima valía del film es el escenario sevillano. Tampoco es despreciable la interpretación de Jordi Mollá.

Fichas en AlohaCriticón

Eduardo Noriega
Paz Vega
Jordi Mollà
Natalia Verbeke

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:13    Promedio:2.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar