• Por AlohaCriticón

NO MATARÁS (1988)

Dirección: Krzysztof Kieslowski.

Intérpretes: Miroslaw Baka, Krzysztof Globisz, Jan Tesarz, Zbigniew Zapasiewicz.

Un taxista (Jan Tesarz) se prepara para iniciar la jornada laboral dando

lustre a su herramienta de trabajo. Mientras, no muy lejos, el joven Jacek

(Miroslaw Baka) deambula ensimismado por las calles de Varsovia. En otro

lugar de la ciudad, Piotr (Krzystof Globisz) supera un proceso de selección

para ejercer como abogado.

De forma trágica, las existencias de todos ellos terminarán confluyendo.

Tres vidas, tres destinos y una sola verdad incontestable: no matarás.

Esta es la fórmula propuesta y desarrollada de una manera magistral por

un Krzysztof Kieslowsky en estado de gracia.

En la línea emocional de la también soberbia, “No amarás” (1988),

precursoras ambas de la serie para televisión “El Decálogo”, Kieslowsky

logra lo que muy pocos artistas han conseguido. A saber: plasmar en su

obra algo tan invisible como puede ser el alma.

Partiendo de un excelso guión en el que ni falta, ni sobra un fotograma

(utilizando la elipsis cuando debe hacerse), Kieslowsky, dotado de un

talento narrativo innegable, desmenuza las personalidades de los tres

protagonistas con mínimos apuntes, dando por supuesto la inteligencia de

quien se sienta frente a la pantalla (cosa que siempre es de agradecer).

Pero en este tratado sobre la voluntariedad de acabar con la vida ajena, no

sólo se denuncia el crimen punible, sino que se mete el dedo en esa llaga

aún existente que es la pena capital. Para los dos casos, nada mejor que la

dilación del tempo en los momentos en los que por uno u otro motivo, se

decide eliminar al prójimo.

Capítulo aparte merece la agudeza del director polaco en plantear la

casualidad o la aleatoriedad de los comportamientos para determinar el

fátum de los personajes (una constante en su carrera). El taxista que

desecha egoístamente a ciertos clientes que podían haberle desviado del

inevitable camino que le esperaba, o bien, la decisión del chico por

escoger una parada de taxis en particular.

En este sentido cabe preguntarse, ¿y si Jacek se hubiera topado con

Capra en lugar de encontrar a Hare y su tediosa “Wetherby” (1985), esa

película no recomendada sabiamente por la presumida taquillera?

Alberto Alcázar

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:18    Promedio:4.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación