• Por AlohaCriticón


Dirección: Marco Bellocchio.
Intérpretes: Maya Sansa, Luigi Lo Cascio, Pier Giorgio Bellocchio, Giovanni Calcagno.


Italia, 16 de marzo de 1978. Un comando de las Brigadas Rojas acribilla a balazos a la escolta del político democristiano Aldo Moro (Roberto Herlitzka), llevándose a éste como rehén. Durante el cautiverio se producirán fricciones entre los distintos miembros, al igual que ciertas dudas en la ejecución del plan por parte de la única mujer del grupo, Chiara (Maya Sansa).

Con la intervención de dos actores de reciente descubrimiento para el público español, como son Maya Sansa y Luigi Lo Cascio, intérpretes de “La mejor juventud” (2003) en los papeles de Mirella y Nicola, Marco Bellocchio recrea el secuestro del político italiano apoyándose, entre otros materiales, en la novela “El prisionero” de Anna Laura Braghetti y en las propias cartas de Aldo Moro.

De una manera muy personal, el comprometido director presenta, con la frialdad que aportan los años pasados y que se exige al enjuiciar unos hechos tan trágicos, la absurda dialéctica entre la vida de un ser humano y las abstractas convicciones políticas.

La originalidad del planteamiento de Bellocchio reside en incorporar, dentro del comando brigadista, a una mujer (aunque también podría haber sido un hombre). Este hecho hace que en el relato surja una postura más compasiva que se cuestiona la confrontación citada, es decir, si las ideas pueden prevalecer sobre la existencia de una sola persona. De forma adicional e inteligente, Bellocchio introduce en el drama un par de finas pinceladas humorísticas, sustentadas en secuencias absurdas pero bien hilvanadas en el guión.

Se señaló anteriormente “La mejor juventud”, pues bien, además de la inclusión de dos de sus intérpretes y el año de realización, curiosamente hay otros puntos en común con la misma, como por ejemplo, el empleo desempeñado por Maya Sansa en ambas (bibliotecaria), o bien, la utilización de archivos históricos de la televisión de aquélla época (no en vano, la RAI está detrás de ambas producciones).

“Buenos días, noche” no pasa de ser un discreto trabajo del siempre interesante Bellocchio, a pesar de haber sido un título reconocido y galardonado. No obstante, para quien quiera indagar aún más en las claves de este negro episodio de la política italiana, es recomendable el magnífico libro “El caso Aldo Moro”, con la garantía de estar escrito por uno de los autores más importantes que ha dado la literatura italiana, Leonardo Sciascia. Imprescindible.

Alberto Alcázar

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:0    Promedio:0/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar