• Por AlohaCriticón

NOSFERATU (1979)

Dirección: Werner Herzog.

Intérpretes: Klaus Kinski, Isabelle Adjani, Bruno Ganz, Roland Topor.

Jonathan Harker (Bruno Ganz) viaja desde la ciudad de Bremen hasta la inhóspita zona de los Cárpatos, con el objetivo de cerrar un trato inmobiliario con el misterioso Conde Drácula (Klaus Kinski).

Werner Herzog consideraba que el filme de F.W. Murnau “Nosferatu” (1922) era la película más importante que se había realizado en Alemania. Se trataba de una libre adaptación de la novela de Bram Stoker “Drácula”, en la que para evitar pagar los derechos de autor se utilizaron nombres que no aparecían en la misma. Esto no se produce en el remake de Herzog, donde se hace uso de los nombres originales de la obra de Stoker.

La trama es prácticamente la misma (incluso hay secuencias que se repiten de forma exacta) sin embargo el mayor logro de Herzog radica en que consigue crear un título sumamente estilizadp que goza de personalidad y valor propio.

La puesta en práctica de un tempo lento y contemplativo, a veces tedioso y casi somnífero, dotan al filme de un aura sobrenatural que se deriva de la propia naturaleza incomprensible del vampiro, donde el terror y el horror de la obra de Murnau dan paso a la poesía y el hipnotismo de la cinta que ahora nos ocupa. Un ejemplo de ese extraño lirismo sería toda la parte en la que Jonathan transita por el neblinoso y montañoso espacio geográfico de los Cárpatos.

La película comienza con planos de momias mexicanas decrépitas, que anticipan la decadencia y el tormento interior del Conde Drácula (magníficamente interpretado por Kinski) un ser que vive en un estado de depresión crónica y asqueado de la eternidad, de ahí que diga que “La muerte no es lo peor, es mucho más cruel no poder morir”. De este modo se aferrará a la pureza femenina, personificada en la hermosa Isabelle Adjani, que le servirá como breve consuelo que conduce a la destrucción ¿acaso deseada? Que sin embargo no pondrá fin a la maldición del vampiro.

Hay que destacar la excelente labor fotográfica de Jörg Schmidt-Reitwein, donde predominan unos simbólicos blancos y grises que se asocian a la palidez de la muerte.

En definitiva, un excelente remake del inmortal clásico de Murnau.

Ricardo Pérez

Enlaces

Werner Herzog

Klaus Kinski

Isabelle Adjani

Bruno Ganz

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:17    Promedio:4.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar