• Por Antonio Méndez

risky-business-poster-critica-tom-cruiseDirección: Paul Brickman.
Intérpretes: Tom Cruise, Rebecca de Mornay, Curtis Armstrong, Joe Pantoliano.

Con guión de Paul Brickman (“Tratar Con Cuidado”).

Sinopsis

Chicago.
Joel Goodson (Tom Cruise) es un adolescente de familia adinerada que termina el instituto y se prepara para ir a la universidad.
Sus padres dejan su casa durante unos días y Joel termina enredado con una prostituta, Lana (Rebecca de Mornay), perseguida por su chulo Guido (Joe Pantoliano).

Crítica




risky-business-review-tom-cruise-rebecca-mornay-alohacriticonCon películas 80s como “Rebeldes” y esta “Risky Business”, Tom Cruise logró el estrellato en Hollywood, refrendando durante el resto de la década con éxitos de taquilla como “Cocktail”, “Top Gun” o “Rain Man”.

El film, con pegadiza música electrónica de Tangerine Dream y con Phil Collins cantando “In The Air Tonight”, se conduce con suficiente ritmo y desenfado.

Tiene momentos de comedia y de drama con el protagonismo de un joven metido en líos continuos en un proceso típico de iniciación con la influencia de la amistad, la diferencia social, las drogas, las situaciones de juerga “todo sale mal/fin de semana salvaje/sin padres” y, sobre todo, el sexo, como ejes de la trama.



Tom Cruise, luciendo sus gafas Ray Ban y conduciendo el Porsche 928 familiar, está bien en su interpretación de adolescente cumplidor pero desorientado, inocentón, fantasioso, con angustia coital, que busca afianzarse en sus propósitos de vida tras ser espabilado por la rubia Rebecca de Mornay en una visión demasiado idealizada de la prostitución con lucro “fácil” de explotación carnal.

Uno de los mensajes de esta pasable comedia sexual-adolescente es la necesidad para el futuro de la toma drástica de decisiones según criterios personales más allá de lo que esperen los demás.

Fichas en AlohaCriticón

Tom Cruise
Megan Mullally