• Por AlohaCriticón


Dirección: Gracia Querejeta.
Intérpretación: Maribel Verdú, Blanca Portillo, Víctor Valdivia, Raúl Arévalo.


Ángela (Maribel Verdú) y su hijo Guille (Víctor Valdivia) llegan a Madrid con la finalidad de visitar a su padre y abuelo, respectivamente, quien regenta un local muy popular en el que se dan cita los aficionados al billar. Sin embargo, a su llegada les espera Charo (Blanca Portillo), una amiga de la familia, que les comunica el repentino fallecimiento del dueño del emblemático establecimiento.

Partiendo de un argumento muy similar a la película francesa “Secretos cantados” (2006), Gracia Querejeta construye un guión, en colaboración con David Planell, en el que utilizando como excusa la subsistencia de un castizo club de billar, presenta a unos variopintos personajes que cargan con un hatillo de conflictos personales que son realmente el hilo conductor de la trama, más allá de carambolas, tizas, tacos y tapetes.

“Siete mesas de billar francés” apuesta de forma íntegra por un tono abrumadoramente costumbrista, con unos diálogos y situaciones que pasan del humor al drama y viceversa con ágil transición y naturalidad, ayudando en ello unos intérpretes que, a través de su correcto mimetismo en la ficción creada, enriquecen mucho el ambiente ideado para el relato.

Eficaz pieza melodramática de la que tiran con fuerza y convicción en su trabajo dos actrices en un dulce momento profesional, Blanca Portillo y Maribel Verdú, a las que acompañan fenomenales compañeros de reparto como Arévalo, Castejón, Villén, Barea, o la propia Amparo Baró.

Querejeta, apoyada por su padre y contando con la minuciosa, importante y siempre silenciada labor de Ruiz Capillas en el montaje, debilita con su filmografía el pesimismo y los negros augurios atávicos que suelen caracterizar a la raza hispana cuando de catalogar u opinar sobre el producto patrio se trata.

Recomendable historia, pues, de “buscavidas” perseguidores del atractivo “color del dinero” en la que se incluyen preguntas sin respuesta (“¿Para qué sirve un viejo?”) y una lucha de civilizaciones en torno a un mantel (surrealista e hilarante secuencia de Portillo en un restaurante oriental).

Alberto Alcázar

Fichas en AlohaCriticón

Maribel Verdú
Blanca Portillo
Raúl Arévalo

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:9    Promedio:3.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar