• Por AlohaCriticón

STAR TREK III: EN BUSCA DE SPOCK (1984)

Dirección: Leonard Nimoy.

Intérpretes: William Shatner, Leonard Nimoy, DeForest Kelley, James Doohan.

Fecha Estelar, 8210.3. La U.S.S. Enterprise regresa a la Tierra tras dejar el cuerpo de Spock (Leonard Nimoy) muerto en el planeta Génesis. El almirante Kirk (William Shatner) se percata de que el Dr. McCoy (De Forest Kelley) ha enloquecido por causas desconocidas y actúa como si se tratara del propio Spock, mientras David Marcus (Merritt Butrick) y la teniente Saavik (Robin Curtis) regresan al planeta Génesis para estudiarlo, descubriendo que los efectos del Génesis han regenerado el cuerpo de Spock. Lo que no sospechan es que los Klingons, encabezados por su brutal comandante Kruge (Christopher Lloyd), están dispuestos a matar por hacerse con el secreto del Génesis.

Gran debut en la dirección del popular Leonard Nimoy que sin duda pasará a la historia por encarnar a uno de los mitos culturales del siglo XX y un personaje clave de esta gran saga de ciencia-ficción, como es el popular Spock.

Nimoy aceptó encarnar de nuevo al conocido personaje con la condición de que le dejaran dirigir esta entrega, tarea que llevó a cabo de forma meritoria teniendo en cuenta que contaba con un presupuesto de tan sólo quince millones de dólares. El resultado fue muy satisfactorio en general aunque se tuvo que recurrir al reciclaje de decorados previos para así ahorrar costes.

La película tiene muchos aciertos, con secuencias soberbias e impactantes que respetan el espíritu original de la serie. Entre ellas la intervención del embajador Vulcano Sarek, interpretado por Mark Lenard, manifestándole a Kirk que Spock todavía sigue vivo e intentando averiguar si el propio Kirk posee dentro de sí mismo su katra mediante el uso de la técnica de fusión mental vulcana.

También se debe destacar la presencia de Judith Anderson, una actriz secundaria de lujo que trabajó con Alfred Hitchcock y Richard Brooks en películas como “Rebeca” (1940) y “La Gata sobre el Tejado de Zinc” (1958). En esta entrega de “Star Trek” aparece como la suprema sacerdotisa vulcana en un papel relevante y de gran importancia dramática para el desenlace final.

En su conjunto esta entretenida película posee, además de acción y un despliegue de efectos especiales francamente maravillosos obra de Industrial Light & Magic, un inspirado trabajo de James Horner en el apartado musical a la hora de recrear la degeneración y posterior destrucción del planeta Génesis, y una rica variedad de influencia cultural mística y religiosa a la hora de mostrarnos las costumbres del pueblo de Vulcano, inspirada quizá en la cultura tibetana terrestre. Como bien se dice al final del filme…“y la aventura continua”.Rostov

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:4    Promedio:3.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación