• Por AlohaCriticón

TESS (1979)

Director: Roman Polanski.

Intérpretes: Nastassja Kinski, Peter Firth, Leigh Lawson, John Collin.

Tess Durbeyfield (Nastassja Kinski) es una jovencita que lleva una vida en

apariencia jovial, pese a ser hija de una familia de campesinos en la

Inglaterra del siglo XIX. Un día su vida dará un vuelco cuando su padre se

entera a través del párroco del lugar de que su familia desciende de la

gloriosa estirpe de los d´Urberville, y de que tienen parientes adinerados

no muy lejos de donde viven. Por ello, Tess será enviada a casa de estos

parientes, para lograr un trato de favor. Será a partir de ahí, cuando

conozca a su pérfido primo, cuando su vida se verá afectada

irremisiblemente.

“Tess” supuso un cambio total de registro para el realizador polaco Roman

Polanski, al ser su primer film de época, y el primero que hizo tras su

huida de Estados Unidos a causa de un escándalo sexual. Acostumbrado a

dirigir películas a contracorriente respecto a las convenciones de su época,

el firmar un film tan clasicista como lo es este si que resulta novedoso,

aunque quizá “Chinatown” como homenaje al cine negro ya planteaba una

adopción de formas más convencionales, en las antípodas de películas como

“Repulsión” o “La semilla del diablo”.

La película es una adaptación de la novela homónima de Thomas Hardy,

escritor británico de la época victoriana, que ha conocido en la década de

los 90 otras adaptaciones de obras suyas en cintas como “Jude” o “El

perdón”. Las novelas de Hardy suelen denotar críticas a la sociedad de su

tiempo, pero eso es algo que Polanski deja de lado en esta ocasión.Al

director polaco le interesa más el narrar las aventuras y desventuras de una

serie de personajes que luchan por su supervivencia, tanto a un nivel físico

como emocional. La protagonista es una joven sin grandes pretensiones en la

vida, que más de una vez deja patentes sus deseos de morir, que confía en el

amor como redentor,pero sin mucha convicción. El amante de Tess (Peter

Firth) es un pobre diablo que pasa de las convenciones sociales,pero que

repudia a la chica cuando descubre su pasado, en el que tiene mucho que ver

el infame Alec (Leigh Lawson), un ricote con pretensiones de señor.

De este modo, Polanski nos ofrece un mosaico de pasiones contenidas, rodado

con gran exquisitez y sensibilidad, sin caer en lo zalamero y pasteloso. A

ello ayuda no poco la excelente labor del director de fotografía, que capta

las tonalidades de la naturaleza según la estación, así como el compositor,

autor de una lírica partitura, para nada barroca y recargada. Polanski narra

con sencillez y ritmo pausado, para poco a poco ir desgranando los sucesos,

que curiosamente se desencadenan a través de coincidencias poco

afortunadas. Así pues, el autor de “El baile de los vampiros” nos brinda

todo un tratado sobre la predestinación y el fatalismo, en el que brilla con

luz propia su protagonista, la actriz alemana Nastassja Kinski. Pocas veces

lució la teutona tan bella en una pantalla, dotando de humanidad a su

personaje por medio de una gran economía gestual, ya que por su expresión o

las variaciones en la caída de sus ojos adivinamos sus estados de ánimo. En

el apartado de defectos hay que reprocharle un final algo artificioso y

teatral, que rompe algo con el tono más realista del resto de la cinta.

Así pues, nos hallamos ante un producto muy recomendable, que quizá no haga

las delicias de los seguidores del Polanski más bizarro, pero que resulta

ser una de sus mejores películas. En su momento, el film obtuvo tres Oscar

en premios menores, quedándose sin galardón en las categorías de mejor

película o mejor director, siendo la vencedora la inferior “Kramer contra

Kramer”, pero ya se sabe que la distribución de los eunucos dorados no

siempre es la más merecida.David García

Enlaces

Roman Polanski

Nastassja Kinski

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:57    Promedio:4.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar