• Por AlohaCriticón


Dirección: John Woo.
Intérpretes: Chow Yun-Fat, Danny Lee, Sally Yeah, Chu Kong.

Con guión de John Woo (“Una Bala En La Cabeza”, “Honor, Plomo y Sangre”).

Sinopsis

Un asesino a sueldo llamado Ah Jong (Chow Yun-Fat) deja sin vista a una cantante de club llamada Jennie (Sally Yeah), con la que posteriormente inicia un romance y con la que tiene la intención de vivir junto al mar tras abandonar sus actividades criminales. Persiguiendo tales actividades se encuentra el inspector Li Ying (Danny Lee).

Crítica

killer-john-woo-criticaJohn Woo logró llamar la atención de Occidente con esta película de acción y redención que vincula a dos personajes desencantados con el contexto criminal que les ha tocado vivir, y enfrentados en un ambiente de extrema violencia y muerte.

Su expansión internacional se produce principalmente por la estética catártica aplicada a la múltiple brutalidad mostrada, que canaliza visualmente la represión violenta de parte de la audiencia.

El retrato de los protagonistas de progresiva afinidad amistosa, recae en el tópico personaje delictivo melancólico con ánimo expiatorio, melancolía significada en algunos tramos afectados de músicas sintetizadas y colores azulones con fondos marinos. El otro personaje clave del film, no menos tópico que el anterior, es el clásico cumplidor de la ley de métodos expeditivos.

A su lado se sublima la amistad con personajes sacrificados, y se incide de forma relamida en sus aspectos melodramáticos con la aparición de una joven que paga las consecuencias del mundo criminal en que ambos protagonistas se mueven.

El aspecto clave para el éxito de la rutinaria trama es el sentido estético-coreográfico de la acción violenta. Tal sentido, de cierto impacto y con despotismo de la cámara lenta, termina resultando monótono.

Al margen de su rutina, el concepto visual, aparentemente consistente e innovador para el que se cree que el cine nació ayer, no es más que una mezcla entre un giallo italiano de Dario Argento, las películas de Sam Peckinpah, el cine negro de los 40, el dibujo animado, la lujosa teleserie de policías ochenteras tipo “Corrupción en Miami”, las revistas pulp, y las intrigas criminales francesas de los 60 y 70, en especial “El Silencio De Un Hombre” de Melville.

El clímax en la iglesia culmina de forma hiperbólica una película de gánsters y policías que, aunque mayoritariamente inverosímil y con un inicio un tanto chocarrero de videoclip barato, termina estilizando sus maneras y resultando suficientemente entretenida gracias al tenso y dinámico juego de gato y ratón y su extravagancia violenta, en la que caben frenéticas persecuciones de coches, secundarios malencarados y muertes a tutiplén.

Fichas en AlohaCriticón

John Woo
Chow Yun-Fat

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:18    Promedio:3.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar