• Por AlohaCriticón

torremolinos 73 cartel poster movie pelicula
Dirección: Pablo Berger.
Intérpretes: Javier Cámara, Candela Peña, Juan Diego, Fernando Tejero.


El productor Tomás Cimadevilla parece haber dado con la fórmula adecuada para resultar triunfante en el festival de cine español de Málaga. Si el año pasado se llevó el gato al agua con “El otro lado de la cama”,punta de lanza de un gran éxito comercial, este año lo ha vuelto a lograr con “Torremolinos 73”, que ha acaparado los premios principales.

La película narra la historia de Alfredo López (Javier Cámara), un gris vendedor de enciclopedias(que es descrito en una secuencia inicial tan divertida como patética para el protagonista) que ante la bajada de ventas es puesto en entredicho por su jefe, que le ofrecerá hacer películas eróticas caseras para distribuirlas en los países escandinavos.

Una vez baqueteado en esas películas, a Alfredo le viene la idea de rodar un largo al estilo del realizador sueco Ingmar Bergman, para ello viajará a Torremolinos para rodarla, acompañado por su inseparable mujer, cuyos máximos deseos estriban en ser madre.

Confieso que uno tenía su miedo ante esta película. Se había dicho que intentaba recuperar la esencia de las películas españolas de los años 70, y claro, después de ver la mamarrachada de “El oro de Moscú”, uno ya optaba por no ir. Pero llegaron las buenas críticas y los premios en Málaga y me decidí a verla, y la verdad es que ha merecido la pena. Nada más lejos de la realidad el homenaje a las pelis españolas de los 70, ya que aquí el humor está trufado de ironía en todo momento(la secuencia inicial lo deja bien claro).

Alfredo y Carmen son dos pobres diablos que en la España cutre de la época tratan de sobrevivir como buenamente pueden, y ven en el porno casero un medio de estabilidad económica.

Alfredo tiene en su cabeza la idea de ser un gran director, pero no pasa de realizador casposo de medio pelo, mientras que Carmen solamente quiere tener un hijo, y está dispuesta a lograrlo por encima de todo. Ambos se saltan los preceptos morales de la época para llevar a cabo sus sueños, ya que la estructurada sociedad en que viven no les llena. La crítica soterrada no obsta para que halla buenos golpes de humor, a cargo de gags visuales cuando ambos ruedan las peliculas porno, o por el compañero de trabajo de Alfredo y su gusto por los animales, ejem.

Con estos momentos cómicos hay buenos momentos dramáticos, como el que acontece entre Alfredo y Carmen con el volumen de la televisión como detonante, o el rodaje de una problemática última secuencia del largo de Alfredo. La escena final, con un Alfredo feliz en familia, vuelve a dejar claro el tono de ironía y patetismo que envuelve a los personajes.

Estupendas actuaciones de Javier Cámara y Candela Peña como la pareja protagonista, en unos roles alejados del cliché que se puede tener de estos actores. No menos estupendos están el veterano Juan Diego, como el jefe de Alfredo o Fernando Tejero, como el pervertido compañero de trabajo.

Hay que elogiar también la labor del novel realizador Pablo Berger, que esperamos volver a verle en próximos proyectos, tras su lograda labor de autor de esta especie de “Cuéntame” en plan ácido.

Los que busquen el chiste de tetas y culos que vayan a ver idioteces como la que ha perpetrado Jesús Bonilla y su séquito.

David García


“Torremolinos 73” habría sido una bocanada de aire fresco para el cine Ozoriano y Pajeresco en el destape, aunque un tanto innovador en aquel momento, tanto en lo magnífico de la actuación de los actores como en la historia en sí.

Es otra forma de ver lo que se cocía en la sociedad de aquella generación de hijos (o nietos) de la dictadura, devolviéndonos brillantemente, con un magistral trabajo decorativo y musical a un momento donde los perritos decían sí en la bandeja trasera del coche.

Mediante el humor negro, juega, una y otra vez, con el destino de una pobre pareja de españolitos, y curiosamente, rompe el tópico del flamenco, la paella y el torrerro español que se liga(o lo intenta) a la nórdica buenorra, por el de los machos , varoniles y arios noreuropeos que pretende a la mojigata españolita.

Ella, una lograda mujer de la época de “tú calla, que eres mujer”, con tal de cumplir el sueño de su maridito del alma, es capaz de llegar a cualquier sitio. Él, un pobre vendedor de enciclopedias cegado por el cine de Bergam(al que rinde un gracioso tributo), es manejado como una marioneta por su jefe (Juan Diego), de forma similar al fascista constructor de “Cuéntame”, que podría ser su hermana de sesión familiar (para el jurásico “Cine de Barrio”, vamos).

Pero la película baja la intensidad de ese bien manejado humor negro, para tornarse en una tragedia que a nadie le gustaría vivir (también bien dirigida, eso sí), y que rompe ese hilo humorístico que estaba enganchando linealmente al público.

Rubén Muñoz

Fichas en AlohaCriticón

Javier Cámara
Fernando Tejero
Malena Alterio
Carmen Machi
Mads Mikkelsen

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:10    Promedio:2.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar