• Por AlohaCriticón


Dirección: Santiago Segura.
Intérpretes: Santiago Segura, Yvonne Sciò, Tony Leblanc, Javier Gutiérrez.


José Luis Torrente (Santiago Segura) es el encargado de la protección de la eurodiputada Giannina Ricci (Yvonne Sciò), quien llega a España para cerrar las contaminantes fábricas de la multinacional Petronosa. Para ayudarle en su tarea de protección, Torrente tiene que elegir, entrenar y conformar un cuerpo de élite.

Después de ver esta tercera entrega de las andanzas del personaje cinematográfico más comercial del cine español quedan perfectamente aclaradas las intenciones de Santiago Segura, (director y productor) al no ofrecer el habitual pase de prensa previo a la prensa especializada y al abordar este tercer proyecto basándose en las pautas promocionales de cualquier producto recién salido de los hornos de unos grandes estudios multinacionales.

Supongo que es mejor, cuando los medios te lo permiten, aliarte con el enemigo que intentar vencerlo y para ello al “gran” Segura no se le ha ocurrido otra cosa que adoptar las técnicas de promoción de la alta industria norteamericana y con ellas el escaso interés cinematográfico que cualquier producto creado de ese modo suele tener.

Así, realiza una tercera parte muy pobre, con respecto a cualquiera de las dos anteriores, ambas de diferente calidad e importancia (A pesar de la superioridad y mayor interés de la primera parte sería injusto no reconocer el gracioso desparpajo y sana mala leche de la segunda) pero poseedoras de un tono concreto y bien definido, cada una bien encuadrada en su propio rol.

La última entrega sin embargo no es mas que una sucesión de chistes y escenas que resultan repetitivas, que dan la sensación de ya vistas, no aportan nada nuevo al personaje ni a la historia. Se ha llegado en esta tercera parte a ese punto muy típico del cine de secuelas yanqui en el que sus creadores consideran con muy mal criterio que un personaje ya consagrado envuelto en una situación concreta y tópica para él es suficiente para hacer reír o para impresionar al espectador, que irónicamente suele quedarse por lo menos complacido…

… Y con ello es suficiente para amortizar el dinero invertido, que es de lo único que se trata en este tipo de producciones al fin y al cabo, lo cual no me parece ni mal ni bien pero lo cierto es que excepto un par de buenas ideas, el valor cinematográfico de esta Torrente “el protector” es nulo.

Pablo González Táboas

Fichas en AlohaCriticón

Santiago Segura
Tony Leblanc
Javier Gutiérrez
Helga Liné

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:21    Promedio:2.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar