• Por AlohaCriticón

TRANSSIBERIAN (2008)

Dirección: Brad Anderson.

Intérpretes: Emily Mortimer, Woody Harrelson, Kate Mara, Eduardo Noriega.

Roy (Woody Harrelson) y Jessie (Emily Mortimer) deciden emprender una aventura viajando en el Transiberiano después de trabajar en el cuidado de niños huérfanos.

En el ferrocarril conocen a otra pareja de aventureros formada por Carlos (Eduardo Noriega) y Abby (Kate Mara), además de al inspector Grinko (Ben Kingsley), quien viaja en el tren intentando atrapar a los responsables del asesinato de un narcotraficante.

La historia del cine ha conocido no pocos rodajes de suspense e intriga en trenes, algunos con resultados muy meritorios y recomendables, como “Alarma en el expreso” de Alfred Hitchcock o “El testigo accidental” de Richard Fleischer. Incluso tenía su gracia “El expreso de Chicago” de Arthur Hiller con Gene Wilder y Richard Pryor.

La película que no tiene demasiada es este “Transsiberian”, una co-producción europea dirigida por Brad Anderson, el autor de “El Maquinista”.

Con ambiente gélido, interiores claustrofóbicos y exteriores boscosos y nevados, el film parte de un crimen con asuntos de droga en primer plano, antes de plantear un casual encuentro de parejas.

A raíz del mismo y con centro en el personaje femenino interpretado por Emily Mortimer, se concatenan en la trama diversos sucesos que acrecientan la pesadumbre del personaje central sobre el que gira toda la historia.

La cámara rara vez se está quieta en su intento de azorar la situación con primeros planos y perspectivas desmañadas de documental sobre la zona.

Anderson intenta dotar de cuerpo a sus personajes, pero las conversaciones de los aventureros son banales. Sus motivaciones y posteriores consecuencias totalmente previsibles.

Emily Mortimer realiza una esforzada interpretación como personaje hitchcockiano fuera de contexto, que en muy breve tiempo modifica un ambiente solidario por un escenario de crimen y corrupción.

Eduardo Noriega cumple en un papel clave que provoca algunos de los momentos más intensos de la película, Kate Mara está desaprovechada, Woody Harrelson muestra su lado cándido de forma aséptica pero sin histrionismos, y Ben Kingsley moldea sin incisión ni singularidad a su detective ruso.

Es una película con una trama muy pobre, escasa imaginación en los resortes del suspense, y un final acomodaticio.

Enlaces

Emily Mortimer

Eduardo Noriega

Woody Harrelson

Kate Mara

Ben Kingsley

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:22    Promedio:3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar