• Por AlohaCriticón

UN PASEO PARA RECORDAR (2002)

Director: Adam Shankman.

Intérpretes: Shane West, Mandy Moore, Peter Coyote, Daryl Hannah.

Landon Carter (Shan West) es un pijo engreído que no parece aspirar a nada en la vida. Después de ser detenido por la policía, el director del colegio le obliga como castigo a diferentes labores escolares, como ayudar a los alumnos retrasados, limpiar el colegio… En su via crucis se topará con Jamie (Mandy Moore), la chica más rara y discreta del colegio. Entre ellos surgirá una extraña relación que tendrá consecuencias imprevisibles…Un interesante, aunque discreto drama adolescente, dirigido por Adam Shankman, que ya venía de dirigir algún que otro bodrio caramelizado como “Planes de boda”. Esta película, sin embargo, le sale más que aceptable, al contar con muchos ingredientes atractivos sin abusar mucho de ellos: hay amor sin llegar a la cursilería y hay drama sin llegar al culebrón. La historia no pasa de copiar a muchas otras películas (recuerda muchísimo a la mítica “Love Story”), y además no hace ascos a los tópicos más imaginables en este tipo de películas de cosumo adolescente: el padre protector, la chica buena que nadie hace caso por ser diferente, la típica pija estúpida que intenta hacer la vida imposible a la protagonista al ver como su ex novio se empieza a interesar por ésta, el amigo del protagonista que no comprende los cambios de actitud de su colega… en fin, la típica historia del chico rebelde e irresponsable que se vuelve bueno, redimiéndose por amor. No faltará, desde luego, un número musical, “Only Hope” interpretado por la protagonista (que en la realidad, también es cantante, aunque no sea muy conocida por estos lares) que nos deleita con su sensual voz.

Una película que, aunque copiando a muchas otras, tampoco hace daño a nadie y se puede ver sin problemas. Se agradecen, igualmente, las apariciones de Daryl Hannah y Peter Coyote en unos papeles poco lucidos, pero correctos.

Para románticos empedernidos que creen en los cuentos de hadas aunque, bajo mi punto de vista, también es posible amar en la realidad, siendo un hombre común y miedoso. Películas como ésta, capaces de regalar un buen rato de entretenimiento, no tienen la culpa de nada. La culpa es de todos, los que tanto tardamos en advertir que, para soñar, no hace falta vivir en ningún cuento de hadas ni en ninguna película.

Raúl Calderón

Honesta y bella cinta basada en la obra homónima del escritor estadounidense Nicholas Sparks, quien al parecer ha basado esta obra en sus propias vivencias personales, sin dudarlo un romántico empedernido.

El filme quizá peque de repetitivo, hemos presenciado millones de películas con el mismo corte, donde los personajes interactúan en un estereotipo cíclico costumbrista poco complicado: desde la pareja protagonista hasta sus vivencias cursis, melosas, amorosas. Sin embargo este títuo logra sobresalir del montón de estereotipos del género para podernos brindarnos una historia hasta cierto punto estimable.

La fórmula fielmente seguida del chico popular y bravucón que conoce a la chica menos popular del instituto, pero a comparación de otras producciones en esta ocasión la chica no es la mar de inseguridad, tiene demasiadas virtudes escondidas, así como una seguridad y una fe respetable, de esta manera la película en general nos dice sutilmente al oído “No finjas conocerme”.

Su trama es sencilla y sentimental, sin necesidad de evocar al artificio se involucra en una especie de ambiente mágico donde se es permitido fantasear, se desenvuelve sin problema y el ritmo es fluido.A pesar de llegar a ser predecible en varios tramos, se agradece su honestidad después de ver en estos días tantos libretos tramposos e historias de amor que son todo menos eso, “Historias de amor”. Nos topamos con un filme que es puro corazón abierto, recomendable para aquellos que deseen derramar más de una lágrima en público sin pudor, la invitación a la ensoñación es la particularidad de esta película, una peculiaridad que deja cierta satisfacción en el espectador.

Las actuaciones son aceptables, entre la pareja hay química, un creíble Shane West preparado para dar los toque dramáticos, psicológicos que demandan el papel, logra hacer fidedigna la transformación de su personaje, mientras que apreciamos una sacrificada Mandy Moore la cual demuestra que puede hacer un buen trabajo interpretativo sin necesidad de su físico, una actriz muy completa, al menos en esta cinta, y Daryl Hannah que al parecer se encuentra sólo de soporte.

La banda sonora resulta acogedora y la filmación agradable, en conjunto es una buena propuesta cinematográfica que sin llegar a ser toda originalidad satisface al público en general por sus buenas intenciones. Recomendable producción para pasar un momento romántico con la pareja.

Lucio Rogelio Avila Moreno

Enlaces

Shane West

Mandy Moore

Daryl Hannah

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:225    Promedio:4.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar