• Por AlohaCriticón

UN SAN VALENTIN DE MUERTE (2001)

Director: Jamie Blanks

Intérpretes: David Boreanaz, Denise Richards, Marley Shelton, Jessica Capshaw.

Un grupo de guapas muchachas, compuesto por Kate (Marley Shelton), Paige (Denise Richards), Lily (Jessica Cauffel), Shelly (Katherine Heigl) y Dorothy Wheeler (Jessica Capshaw) están siendo atemorizadas por un psicópata que las amenaza enviando postales de San Valentín firmadas con “JM”.

Ellas sospechan de un antiguo compañero de instituto, Jeremy Melton, de quien se habían burlado en una fiesta estudiantil.

Uno de los muchos y similares films del subgénero de terror llamado slasher (“Halloween”, “Viernes 13”) para consumo de adolescente ávido de pequeños sobresaltos. Con una trama trillada hasta la saciedad centrada en la manida venganza de un personaje humillado cuando era niño que cuando crece y se hace un hombretón, se pone la careta, se arma con el cuchillito y ¡¡venga!! a comenzar a causar pavor entre el personal, generalmente femenino. No sabemos si come, si tiene familia, si trabaja o estudia… él a lo suyo, dale que te dale al instrumento cortante.

El ridículo motivo (no querían bailar con él, consigue ligar finalmente con una chica gordita y al final los compañeros del instituto le dan una paliza porque pensaban que la estaba forzando) da fuerzas al psicópata de turno para comenzar a intimidar a las chavalas, ahora convertidas en unas macizas que no piensan más que en el ligoteo (que si ligas por Internet, que si en esta fiesta me voy a comer a los chicos, que si el calenturiento policía le tira los tejos a la Richards) enviándoles malintencionadas postales para el día de San Valentín. Como es natural, una a una irán cayendo víctimas del encaretado.

Estas películas son tan risibles por su formulismo que aún merecen echarle un vistazo. Se necesitan un grupo de muchachas de buen ver, si son con generosas dimensiones mamarias mucho mejor. Una cohorte de maromos a su alrededor para establecer a los posibles sospechosos. Una de las chicas, la protagonista, será la única que al final permanezca viva mientras las otras van siendo asesinadas en escenas totalmente previsibles: cuando se encuentra un personaje solitario propicio a ser víctima, generalmente con un ambiente tranquilo y en semioscuridad ya sabemos lo que va a pasar; se oye una puerta cerrar, un teléfono que suena o cualquier ruido extraño, el personaje pregunta “¿Quién anda ahí?”, ¿Eres tú, Mary?”…se levanta, mira a su alrededor… efecto sonoro al canto y falsa alarma (algunas veces aparece otro personaje amigo que le toca un hombro y se ríe sobresaltada/o: “John, me has asustado”); el personaje posteriormente se relaja y entonces ¡¡zas!!! el psicópata le arrea el cuchillazo o utiliza otro método criminal, a cada cual se supone que más ingenioso (y para ello 4 guionistas).

Con posterioridad, se intenta ofrecer un par de golpes sorpresivos que no pegan ni con cola en el guión y finalmente el último plano suele presentar una puerta abierta a una futura secuela, por si a algunos adolescentes (aunque es injusta la generalización, la mayoría pueden ser calificados como grandes maestros en ser influídos por la maquinaria publicitaria) les gustó el embrollo y vuelven a pasar por taquilla, que es lo que realmente le interesa a la industria. Enlaces

Denise Richards

Katherine Heigl

Jessica Cauffiel

David Boreanaz

Jessica Capshaw

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:51    Promedio:3.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar