• Por AlohaCriticón

OSCAR, UNA MALETA, DOS MALETAS, TRES MALETAS (1967)

Dirección: Edouard Molinaro.

Intérpretes: Louis de Funès, Claude Rich, Agathe Natanson, Claude Gensac.

Christian Martin (Claude Rich) es empleado de una empresa que dirige el

señor Bertrand Barnier (Louis de Funès). Christian se ha enamorado de la

hija del señor Barnier y acude a la casa de su jefe con el fin de pedirle la

mano de su hija, Colette (Agathe Natanson). La súbita aparición de una

mujer desconocida, Jacqueline (Sylvie Laurel), declarando al señor Barnier

que se ha hecho pasar por su hija por cuestiones de apariencia ante

Christian, hará que la situación se vaya complicando.

“Óscar, una maleta…” se convirtió en el primer título que unió a dos

talentos del cine francés: el director Edouard Molinaro y el inimitable e

irrepetible Louis de Funès. Esta relación profesional de la pareja volvería a

repetirse dos años después con “El abuelo congelado (Hibernatus)”.

Pero no fue ese el único encuentro artístico que se produciría y que

tendría repercusiones en el futuro. También el dúo formado por Louis de

Funès y Claude Gensac tuvo su química, surgiendo, a partir de entonces,

colaboraciones entre ambos intérpretes.

El presente trabajo parte de la obra concebida por Claude Magnier que fue

primero estrenada en las tablas y que protagonizaría también Louis de

Funès. El éxito obtenido en el teatro hizo que se adaptara posteriormente a

la pantalla grande.

Molinaro, junto con el propio de Funès y Jean Hatail, cogió el libreto y

plasmó en el celuloide una auténtica comedia loca de enredo dotada de un

ritmo frenético, con entrada y salida constante de personajes y con

el “MacGuffin” de las maletas de marras.

La película aquí comentada fue objeto de un remake en el año de 1991 de la

mano de John Landis y que fue protagonizado por Silvester Stallone,

pasando sin pena, ni gloria por las salas comerciales.

“Óscar, una maleta…” es una cinta para pasar un rato de diversión y

quedarse perplejo viendo la exhibición desplegada por Louis de Funès a lo

largo de la trama, llegando al clímax en el ejercicio de mímica ejecutado

ante los rostros absortos de su mujer, su hija y su masajista. Risas

aseguradas.

Alberto Alcázar

Enlaces

Louis De Funès

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:12    Promedio:3.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar