• Por AlohaCriticón

VAMPIROS (1999)

Director: John Carpenter.

Intérpretes: James Woods, Danield Baldwin, Sheryl Lee.

Jack Crow (James Woods) lidera un grupo de cazadores de vampiros que tendrán que acabar en Nuevo Mexico con Valek (Thomas Ian Griffith), un ser que vaga por el planeta desde el siglo XIV.

Para realizar su misión cuenta con la fiel ayuda de su amigo Montoya (Daniel Baldwin), quienes establecen una relación con la prostituta Katrina (Sheryl Lee), una mujer que ha sido mordida por Valek. La Iglesia Católica, mediante el Cardenal Alba (Maximilian Schell) envía para colaborar en la destrucción del vampiro al padre Guiteau (Tim Guinee).

Un irregular director y guionista, John Carpenter, capaz de realizar buenos filmes como “Asalto a la comisaría del distrito 13”, “Halloween” o “1997: Rescate en Nueva York” y mediocres como un remake de “La cosa”, “Golpe en la pequeña China” o “El príncipe de las tinieblas”, entre otros, aquí nos propone un nuevo e interesante título sobre el atractivo asunto vampírico, lastrado por su excesivamente zafio guión, pero redimido en parte por todas las virtudes que contiene el cine de su autor, perfectamente estructurado, con amplias dosis de acción reflejadas con su natural fuerza visual en algunas excelentes secuencias y por su capacidad para la creación de héroes masculinos, aquí personificados en el papel de un fenomenal James Woods como cazador de vampiros.

Con un argumento bien ideado, Carpenter aborda diferentes miradas que bordean el tema principal, ácidamente perversas pero finalmente complaciente con la Iglesia, fidedigna a la escarpada amistad, directa en la profesionalidad, audaz en el tratamiento de la violencia, acompasando el conjunto con su espesa y repetitiva música electrónica Woods es acompañado en su viaje de exterminio por Daniel Baldwin, hermano de Alec, y por la estimulante presencia de Sheryl Lee, la difunta Laura Palmer de “Twin Peaks”.

Con bajo presupuesto, pero con grandes dosis de talento, Carpenter, ofrece una decente y moderna visión del mito vampírico presentándolo como si de una secta se tratase, al margen del libro de Stoker, y por consiguiente, del elegante romanticismo del “Drácula” del gran Tod Browning, del colorista y pleno de sutil erotismo del no menos grande Terence Fisher, así como del atmosférico lirismo y expresionismo de “Nosferatu”, obra del maestro Murnau.

Enlaces

James Woods

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:24    Promedio:3.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar