• Por Antonio Méndez

vampyr-dreyer-1932-poster-criticaDirección: Carl Theodor Dreyer.
Intérpretes: Julian West, Maurice Schutz, Sybille Schmitz, Rena Mandel.

Con guión de Carl Theodor Dreyer (“La Pasión De Juana de Arco”) y Christen Jul (“Ayer y Mañana”).

Sinopsis

Allan Gray (Julian West), investigador de lo oculto, llega a una posada aislada, ubicada en un lugar llamado Courtempierre, en donde se están produciendo extraños sucesos.
Una noche, mientras duerme, un hombre entra en su habitación y de forma misteriosa escribe en un pequeño paquete: “para ser abierto tras mi muerte”. Gray se inquieta, ¿quién es ese hombre? Poco después es guidado por sombras a un viejo castillo hasta que llega a una gran casa. Mira por la ventana. Ahí está el hombre del paquete al que asesinan con un disparo…

Crítica


vampyr-dreyer-reviewEste fue el primer film “sonoro” de Carl Theodor Dreyer, el autor danés que todavía narraba en mudo, utilizando intertítulos, con muchos silencios y uso escaso de diálogos. Eso sí, cuando se utiliza el sonido se hace con significado importante en la narración, en especial ruidos y otros efectos para provocar inquietud en una situación extraña con personajes extraños.

La historia del film es sencilla y los tramos con intertítulos del libro puede cansar a algunos, pero el conjunto se sublima por el tratamiento atmosférico de Dreyer y Rudolph Maté (fotógrafo con posterior carrera como director en Hollywood), que logra un escenario surreal, onírico y gótico, acentuando con primeros planos, sombras, movimientos de cámara, gasas para el desenfoque, imaginería recurrente… el enfoque bizarro y expresionista del relato.

El film está protagonizado por el barón Nicolás de Gunzburg con el seudónimo de Julian West. Fue su única película, más tarde se dedicó a la edición de revistas de modas, lanzando a conocidos diseñadores, entre ellos el célebre Calvin Klein.