• Por Marta Canacci

verano-1993-cartel-peliculasDirección: Carla Simón.
Intérpretes: Laia Artigas, Paula Blanco, David Verdaguer, Bruna Cusí.

Con guión de Carla Simón.

Sinopsis

Después de que su madre haya fallecido de sida, la niña Frida (Laia Artigas), se traslada a vivir a un pueblo de montaña con su tío Esteve (David Verdaguer), su mujer Marga (Bruna Cusí) y su hija, Anna (Paula Robles). Frida vivirá su primer verano en un nuevo entorno y con una nueva familia.

Crítica

Drama con centro en una niña, cuyas miradas describen momentos de cambio: nuevos padres bajo las figuras de sus tíos, una “nueva” hermana pequeña con la que competir por atenciones, una nueva casa… ¿Qué ha ocurrido para que se produzcan esos cambios?

verano-1993-critica-fotoTodos intentan poner de su parte para seguir adelante, a pesar de las desavenencias que se dejan entrever de un vínculo nada cómodo. Frida sobrelleva la situación con las visitas esporádicas de sus abuelos e, inocentemente, con una virgen a la que lleva objetos para su madre.

La película muestra también el conflicto que se crea entre tíos y abuelos respecto a lo mejor para la niña; y como la sombra del sida afecta a todo su entorno.

Los adultos están correctos en sus interpretaciones, siendo uno de los mayores atractivos del film las interacciones entre las niñas Frida (Laia Artigas) y Anna (Paula Robles), con actuaciones llenas de naturalidad. Frida transmite sentimientos complejos, contradictorios, el dolor interior, la inocencia, la confusión, la negación, con apuntes de crueldad, de manipulación familiar.

La película refleja la soledad y el desconcierto de una niña que se esfuerza por entender la nueva situación; expone el dolor interior y la incapacidad de exteriorizarlo. Todo sin sentimentalismos, sin tomar el camino del melodrama lacrimógeno.

verano-1993-foto-peliculasLa historia parece evocar recuerdos infantiles de la autora, con escenas de cámara al hombro, donde solo se utiliza música diegética, con constantes primeros planos de Frida. La cámara casi no se despega de ella, muchas veces en soledad. Cuando no aparece, es como si estuviésemos mirando a través de sus ojos (unos extraños que se compadecen de ti al verte en la carnicería, la mudanza rodeada de adultos, un colchón que entra en casa en un segundo plano, juegos infantiles con su nueva hermana que dicen mucho de la relación que tenía Frida con su madre, sensación de aislamiento….).

Su mayor defecto es que, en ocasiones, la película resulta demasiado contemplativa en su aspiración de docudrama, con escenas extendidas que provocan cierta lentitud en la narración. A pesar de todo, se trata de una película interesante que, sin recargarse emocionalmente, refleja bien el sentimiento confuso de la niña protagonista.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:5    Promedio:3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar