• Por Antonio Méndez


Dirección: Guy Hamilton.
Intérpretes: Roger Moore, Yaphet Kotto, Jane Seymour, Clifton James.

Película basada en un personaje literario creado por Ian Fleming. Con guión de Tom Mankiewicz (“Diamantes Para La Eternidad”, “El Hombre De La Pistola De Oro”).

Sinopsis

James Bond (Roger Moore) tiene que averiguar el nexo que une tres asesinatos cometidos en tres distintas partes del mundo.

Crítica

Después de triunfar en la televisión británica con “El Santo”, Roger Moore se colocó por primera vez en la piel de James Bond al protagonizar esta película cuyo principal mérito es la canción de los créditos que hace sonar Paul McCartney con su mujer Linda y compañía.

foto de vive y deja morir con roger mooreMás allá de ello, el film es un amorfo cruce entre aspectos míticos caribeños y una trama (no demasiado original) blaxploitation, pero sin Richard Roundtree como antihéroe negro y sin la estimulante presencia de Pam Grier.

Aunque la historia es mejorable y los caracteres son más cargantes que simpáticos, con Jane Seymour como olvidable chica Bond, los fans del espía británico podrán disfrutar con la amable caracterización de Moore y con algunas escenas de acción que utilizan con corrección sus acuosas localizaciones naturales y sus escenarios callejeros de thriller urbano.

Fichas en AlohaCriticón

Roger Moore


Tres agentes británicos han sido asesinados en New York, New Orleáns y una isla del caribe. James Bond (Roger Moore) es enviado a investigar la causa de sus muertes. En el transcurso de la investigación, el 007 se convertirá en el blanco de una banda de narcotraficantes de Harlem, liderada por el misterioso Mr. Big (Yaphet Kotto), quien al parecer sostiene relaciones comerciales con Kananga, el gobernante de una pequeña isla caribeña llamada San Monique, un hombre que posee a una bella joven virgen con aparentes poderes psíquicos, a la que usa con el fin de conocer su futuro y el de sus enemigos.

Magnífica cinta Bond, regresando a campos más verosímiles luego de la fantástica cinta anterior, y encontrando esta vez al actor que comparte el trono al mejor James Bond junto a Sean Connery, el carismático londinense Roger Moore, quien no tuvo una presentación rimbombante como sus predecesores, pero se adueño del papel en el instante en que comparte su cama con una hermosa agente italiana. El enfoque de Moore en el papel es relativamente distinto al de los anteriores actores que encarnaron al espía británico, su actuación consiste en “suavizar” el semblante de seriedad propio de la creación de Ian Fleming, y de resaltar la ironía, el humor malsano, y distintos rasgos de severidad escasamente apreciados en las anteriores entregas de la serie, como en aquella escena en que las cartas del tarot consiguen que una bien dotada y reacia damisela ceda por fin a la insistencia del libidinoso 007.

Guy Hamilton regresó a la dirección de su tercer filme, dotando de mayor relevancia a la historia central que al hecho de presentar a un nuevo actor para el papel de James Bond, quien, por primera vez en la serie, no aparecerá sino hasta después de los títulos principales de Maurice Binder y del enormemente exitoso tema interpretado por Paul McCartney and Wings.

Esta vez el guión estuvo a cargo de Tom Mankiewicz, desechando la anticuada trama de tintes racistas y contrabando de monedas de oro en Jamaica, por el interesante villano de color, Kananga, gobernante de una isla ficticia, y sus enigmáticos y memorables secuaces Whisper, Tee Hee, el Barón Samedi, y la hermosa sacerdotisa Solitaire.

Syd Cain vuelve al diseño artístico, con una obvia estética setentera, influenciada por el boom del blaxplotation; y con la ausencia de John Barry, el ex productor de los Beatles, George Martin, compone una ecléctica partitura, repleta de ritmos pop y funk.

Un clásico que celebra la nueva dirección que tomará la serie, con placentero humor y acción a raudales, como las persecuciones en bote (con record mundial de distancia en salto), aeroplano y autobús, los ritos del vudú, las escenas en Harlem, la lucha cuerpo a cuerpo en el tren, y los apuros de Bond por esconderle a M y a Moneypenny, los indicios de un affair. Genial.

Pierluigi Puccini

Fichas en AlohaCriticón

Roger Moore

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:17    Promedio:3.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar