• Por AlohaCriticón

La síntesis espiritual de un pais es su arte.

La mujer tiene un solo camino para superar en méritos al hombre: ser cada día más mujer.

El horizonte está en los ojos y no en la realidad.

El nombre propio es el que marca la individualidad; el apellido, las relaciones sociales.

Quien vive con más desahogo no es el que tiene más, sino el que administra bien lo mucho o poco que tiene.

El hombre no debe seguir ciegamente un derrotero fijo.

El hombre es el más misterioso y el más desconcertante de los objetos descubiertos por la ciencia.

La sinceridad no obliga a decirlo todo, sino a lo que se diga sea lo que se piense.

Grande es siempre el amor maternal, pero torna en sublime cuando se mezcla con la admiración por el hijo amado.

El arte de un príncipe consiste en hacer el bien personalmente y el mal por segunda mano.

Ir a su biografía

Te puede interesar