• Por AlohaCriticón

Donde no hay imaginación no hay horror.

Las mujeres son secretistas por naturaleza y les gusta practicar el secreto por su cuenta.

No sirve de nada alimentarse de esperanzas y despues desengañarse.

Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad.

Ir a la biografía de Arthur Conan Doyle

Te puede interesar