• Por AlohaCriticón

J. D. Salinger

La diferencia entre la alegría y la felicidad es que la alegría es un líquido y la felicidad un sólido.

Lo que distingue al hombre insensato del sensato es que el primero ansía morir orgullosamente por una causa, mientras que el segundo aspira a vivir humildemente por ella.

Ese es el gran problema. Nunca puedes encontrar un lugar que sea agradable y tranquilo, porque no existe. A veces puedes pensar que sí existe pero una vez estas allí alguien se acerca sigilosamente y escribe “Jódete” en tus propias narices.

Soy un paranoico al revés. Siempre sospecho que la gente está planeando algo para hacerme feliz.

Ir a la biografía AlohaCriticón de J. D. Salinger

Te puede interesar