• Por AlohaCriticón

Yo no sé si Dios existe, pero si existe, sé que no le va a molestar mi duda.

Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas.

Contra el optimismo no hay vacunas.

Si te quiero es porque sos mi amor, mi cómplice y todo. Y porque en la calle, codo a codo, somos mucho más que dos.

No todo el mundo puede hacer lo que quiere, pero todo el mundo puede no hacer lo que no quiere. Acá hay tres clases de gente: la que se mata trabajando, las que deberían trabajar y las que tendrían que matarse.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Mario Benedetti

Te puede interesar