• Por AlohaCriticón

El paraíso lo prefiero por el clima, el infierno por la compañía.

Y así va el mundo. Hay veces en que deseo sinceramente que Noé y su comitiva hubiesen perdido el barco.

Un banquero es un señor que nos presta un paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover.

Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda.

Es mejor ser un joven abejorro que una vieja ave del paraíso. Todo hombre es como la luna. Con una cara oscura que a nadie enseña.

El día de los inocentes nos recuerda lo que somos durante los otros 364 días del año.

Dejar de fumar es fácil. Yo ya lo dejé como cien veces.

Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar.

Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa.

El hombre es un experimento. El tiempo demostrará si valía la pena.

Nunca he permitido que la escuela entorpeciese mi educación.

El hombre es el único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed y habla sin tener nada que decir.

Recogéis a un perro que anda muerto de hambre, lo engordáis y no os morderá. Esa es la diferencia más notable que hay entre un perro y un hombre.

La única manera de conservar la salud es comer lo que no quieres, beber lo que no te gusta, y hacer lo que preferirías no hacer.

La verdad es lo más valioso que tenemos, economicémosla.

Hay tres clases de mentiras: la mentira, la maldita mentira y las estadísticas.

¿Por qué nos alegramos en las bodas y lloramos en los funerales? Porque no somos la persona involucrada.

Cuando era más joven podía recordar todo, hubiera sucedido o no.

Cuando yo tenía catorce años, mi padre era tan ignorante que no podía soportarle. Pero cuando cumplí los veintiuno, me parecía increíble lo mucho que mi padre había aprendido en siete años.

Ir a la biografía de Mark Twain

Te puede interesar