• Por AlohaCriticón

El alma que anda en amor, ni cansa ni se cansa.

Buscad leyendo y hallaréis meditando.

El alma que quiere que Dios se le entregue todo, se ha de entregar toda, sin dejar nada para sí.

El alma que venza la potencia del demonio no lo podrá conseguir sin oración ni podrá entender sus engaños sin mortificación y sin humildad.

Ir a la biografía AlohaCriticón de San Juan de la Cruz

Te puede interesar