• Por AlohaCriticón

El amor casto engrandece a las almas.

Las que conducen y arrastran al mundo no son las máquinas, sino las ideas.

La melancolía es la felicidad de estar triste.

Imputar la revolución a los hombres es imputar la marea a las olas.

La tolerancia es la mejor religión.

Cuando el amor es feliz lleva al alma la dulzura y la bondad.

La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano.

Dios es la evidencia insivible.

El sufrir merece respeto, el someterse es despreciable.

Todo poder es deber.

¿Qué es un envidioso?. Un ingrato que detesta la luz que le alumbra y le calienta.

Nada tan estúpido como vencer. La verdadera gloria está en convencer.

La fuerza más fuerte de todas es un corazón inocente.

No existen paises pequeños. La grandeza de un pueblo no se mide por el número de sus habitantes, como no se mide por la estatura la grandeza de un hombre.

El ojo ve bien a Dios solamente a través de las lágrimas.

Los cuarenta son la edad madura de la juventud. Los cincuenta la juventud de la edad madura.

En los ojos del joven arde la llama. En los del viejo, brilla la luz.

La conciencia es la presencia de Dios en el hombre.

Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras que el género humano no escucha.

Quien me insulta siempre no me ofende jamás.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Victor Hugo

Te puede interesar