• Por AlohaCriticón

El amor jamás se pierde, si no es correspondido, retornará, suavizará y purificará el corazón.

Un padre puede darle la espalda a su hijo; hermanos y hermanas pueden convertirse en inveterados enemigos; los maridos pueden abandonar a sus esposas; pero el amor de una madre dura para siempre.

La vida de una mujer es una historia de afectos.

La edad es cuestión de sentimiento, no de años.

Las grandes mentes tienen objetivos, las demás deseos.

Las pequeñas mentes están domesticadas y subyugadas por la desgracia, en cambio las grandes se sobreponen a ella.

El matrimonio es el tormento de uno, la felicidad de dos, los conflictos y la enemistad de tres.

Una lengua afilada es la única herramienta que se aguza con el constante uso.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Washington Irving

Te puede interesar