• Por Lola de la Rosa

Novela negra de importación que relata la terrible venganza de Lee Anderson, un hombre negro con apariencia de blanco cuyo hermano muere a manos de racistas blancos.

Editada en su origen bajo el pseudónimo de Vernon Sullivan, el autor facilita en su prólogo un análisis crítico de su propia obra que supone una verdadera declaración de intenciones: La novela es un ataque directo a las convenciones sociales, un coup de grace a las normas de nuestra sociedad, un cruce de mangas al status quo social y a toda la crítica.




Toda la novela se impregna de escenas de alto contenido sexual y violento muy en la línea de novelones como “American Psycho” o “Menos Que Cero” que, al fin y al cabo, no lograrán más que calmar las necesidades de algún que otro morboso dado que tanto la trama, mal articulada desde un principio, como los personajes, arquetípicos hasta límites ridículos, no tienen calada suficiente para culminar tan loable propósito como es criticar la represión racista.

Por otro lado, la recreación de ambientes asfixiantes y enquistados es un auténtico logro: todos los personajes se mantienen en el mismo círculo, al compás de la misma coreografía que no supone un avance de acción sino tan sólo la celebración eucarística de rituales propios de su sociedad.




La novela consiguió gran repercusión en su momento, siendo un auténtico best seller y llegando a adaptarse para el teatro y el cine, siendo la adaptación cinematográfica popularmente considerada la causa de la muerte del propio Boris.

Apuntes sobre su contexto político En el año 1946, Francia, país de nacimiento de Boris Vian, se constituyó en el mes de octubre como la Cuarta República tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. En un año inestable pasaron por el cargo de Presidente del Gobierno Provisional de la República Francesa políticos como Charles De Gaulle (RPF), Félix Gouin (Socialista), Georges Bidault (demócrata cristiano del Movimiento Republicano Popular)y Léon Blum (Socialista).




Otros textos literarios aparecidos en 1946

Cuatro Corazones Con Freno y Marcha Atrás, de Enrique Jardiel Poncela
Un Hombre, de José María Gironella
Filumena Marturano, de Eduardo De Filippo
Slan, de A. E. Van Vogt
El Caso De La Mujer Asesinadita, de Miguel Mihura y Álvaro de la Iglesia
Jill, de Philip Larkin
Frankie y La Boda, de Carson McCullers
El Señor Presidente, de Miguel Ángel Asturias
Sagarana, de Joao Guimaraes Rosa
The Winslow Boy, de Terence Rattigan
El Toro, El Torero y El Gato, de Wenceslao Fernández Florez
Mies Roja, de Jorge Amado
Míster Roberts, de Thomas Heggen
Arco De Triunfo, de Erich Maria Remarque
La Muñeca, de Algernon Blackwood
Esa Horrible Fortaleza, de C. S. Lewis
El Callejón De Las Almas Perdidas, de William Lindsay Gresham
Sangre En La Piscina, de Agatha Christie
Rey Jesús, de Robert Graves
El Trueno, de Jim Thompson
El General Del Rey, de Daphne Du Maurier
Jardín Cerrado, de Emilio Prados
Campo Nuestro, de Oliverio Girondo
El Sendero De Los Niños De Araña, de Italo Calvino
El Hombre De Marte, de Stanislaw Lem
Alba Del Hijo, de Leopoldo de Luis
La Estación Total, de Juan Ramón Jiménez
Todos Los Hombres Del Rey, de Robert Penn Warren
Atrevida Apuesta, de Corín Tellado
The Far Reality, de Lewis Padgett

Ir a la biografía AlohaCriticón de Boris Vian

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:48    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar