• Por Marta Canacci

elizabeth-strout-ay-william-sinopsisSinopsis

La escritora Lucy Barton, viuda de David, un músico de la Filarmónica de Nueva York, recuerda a su exmarido William, con quien mantiene una buena relación.
La pareja se divorció y sus hijas ya son mayores.
William se casó con Estelle, con quien tuvo otra hija, a la que llamaron Bridge.
Ahora, Estelle y William, que intenta resolver un secreto familiar junto a Lucy, tampoco están juntos.

Crítica




Después de “Me Llamo Lucy Barton” y “Todo Es Posible”, Elizabeth Strout volvió con el personaje de Lucy Barton en el tercer libro de la serie, “Ay, William”.

La novela se puede leer independientemente de haber o no haber leído los libros anteriores.

Lucy, en edad madura, nos habla en primera persona sobre ella, sobre William, sobre sus relaciones.

Strout, con centro en Lucy y William, no necesita muchos personajes ni tampoco grandes alardes narrativos.
Su prosa es sencilla, sin adornos.

La historia es una reflexión, una confesión sobre emociones, traumas, ilusiones; sobre el paso del tiempo y los pensamientos sobre ese tiempo; sobre los momentos que marcan nuestra existencia; sobre autodescubrimiento vía recuerdos.

Strout, en un libro corto, busca emocionar con sus dos personajes principales pero no logra interesar demasiado.
Lo evita mucha redundancia y escasa originalidad en los sentimientos y conflictos planteados.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:0    Promedio:0/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar