• Por AlohaCriticón

antologia poetica emilio pradosUna de las características de la generación del 27, que era entroncar la vanguardia lírica, en particular el surrealismo, con el tradicionalismo poético, en especial el ubicado en el folklore popular y las imágenes andaluzas, es muy apreciable en la primera época de Emilio Prados significada en “Tiempo”.

Con la llegada de la República y su sentir libertario sus textos se manifiestan en su vertiente más social y política, prosiguiendo con elementos vanguardistas y una mayor incidencia en el surrealismo. “Cancionero menor para los combatientes” se encuentra en esta etapa.

Después de exiliarse en México y desde un carácter independiente, Prados se vuelca en posturas de mayor calado metafísico y un tono pesimista con temas recurrentes como la muerte, la soledad, la nostalgia o el sueño, que, como gran parte de su obra, establece ligazones líricas entre vida, muerte y naturaleza. “Jardín Cerrado” es uno de los títulos claves de este período.

Como ejemplo de su obra elegimos “Dormido En La Yerba”, incluido en “Jardín Cerrado”, probablemente su obra cumbre:

Todos vienen a darme consejo.

Yo estoy dormido junto a un pozo.

Todos se acercan y me dicen:

-La vida se te va,

y tú te tiendes en la yerba,

bajo la luz más tenue del crepúsculo,

atento solamente

a mirar cómo nace

el temblor del lucero

o el pequeño rumor

del agua, entre los árboles.

Y tú te tiendes sobre la yerba:

cuando ya tus cabellos

comienzan a sentir

más cerca y fríos que nunca,

la caricia y el beso

de la mano constante

y sueño de la luna.

Y tú te tiendes sobre la yerba:

cuando apenas si puedes

sentir en tu costado

el húmedo calor

del grano que germina

y el amargo crujir

de la rosa muerta.

Y tú te tiendes sobre la yerba:

cuando apenas si el viento

contiene su rigor,

al mirar en ruina

los muros de tu espalda,

y, el sol, ni se detiene

a levantar tu sangre del silencio.-

Todos se acercan y me dicen:

-Tú duermes en la tierra

y tu corazón sangra

y sangra, gota a gota

ya sin dolor, encima de tu sueño,

como en lo más oscuro del jardín, en la noche,

ya sin olor, se muere la violeta.-

Todos vienen a darme consejo.

Yo estoy dormido junto a un pozo.

Sólo, si algún amigo mío

se acerca, y, sin pregunta

me da un abrazo entre las sombras:

lo llevo hasta asomarnos

al borde, juntos, del abismo,

y, en sus profundas aguas,

ver llorar a la luna y su reflejo,

que más tarde ha de hundirse

como piedra de oro,

bajo el otoño frío de la muerte.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Emilio Prados

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:13    Promedio:4.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar