• Por AlohaCriticón


MORTADELO Y FILEMÓN

Creados para Pulgarcito, publicación en la que aparecieron por primera vez el día 20 de enero de 1958 (número 1394), la pareja formada por Mortadelo, un experto en disfraces, especialista también en meterse en líos, y su jefe Filemón, de mínima cabellera, reducida a dos pelos, y sufridor de los procederes de su compañero. Este dúo de investigadores no son los primeros creados por Francisco Ibáñez. Anteriormente había ideado una pareja de detectives llamada Cartapacio y Seguidilla.

Mortadelo y Filemón trabajan para la T.I.A (Técnicos de Investigación Aeroterráquea), agencia de detectives dirigida por el Superintendente Vicente, el “Súper”, que cuenta con la colaboración del científico Profesor Bacterio. La secretaria Ofelia, rubia, entrada en carnes y enamorada de Mortadelo, se incorporó a finales de los años 70.

mortadelo-filemon-valor-y-al-toro“El Sulfato Atómico” (1969), libro editado en tapa dura, fue la primera aventura larga de estos simpáticos personajes que traspasaron fronteras con éxito, en especial en Alemania, en donde son conocidos como Clever & Smart. En otros países recibirían el nombre de Flip y Flop (Dinamarca), Flink y Fummel (Suecia), Paling y Ko (Holanda) o Fortune y Fortuni (Italia).

La vivaz narración, la riqueza visual de cada viñeta, y la sucesión de gags llenos de humor absurdo y disparatado, derivados de su pasión por el cine cómico de Hollywood, los cómics belgas, en especial André Franquin, o el teatro de Enrique Jardiel Poncela, fueron significativos para el triunfo de estas historias protagonizadas por esta simpática pareja de antihéroes.

Después de “El sulfato atómico” llegarían multitud de títulos, casi todos ellos muy disfrutables a cualquier edad, como “Valor y al toro”, “Safari callejero”, “El brujo”, “El caso del calcetín”, “El caso del bacalao”, “Chapeau el Esmirriau”, “Contra el gang del Chicharrón”, “La maquina del cambiazo”, “La caja de diez cerrojos”, “Magín el Mago”, “¡A la caza del cuadro!”, “Los inventos del profesor Bacterio”, “Los diamantes de la Gran Duquesa”, “El otro “Yo” del profesor Bacterio”, “Operación Bomba”, “¡Los Monstruos!”, “El elixir de la vida”, “El Circo”, “El Antídoto”, “Los invasores”, “Los cacharros majaretas”, “A las armas”, “Pánico en el zoo”, “Objetivo: Eliminar al Rana”, “Misión de perros”, “Concurso-Oposición”, “La gallina de los huevos de oro”, “El plano de Ali-Gu-Sano”, “Los guardaespaldas”, “Mundial 78”, “Soborno”, “Los mercenarios”, “Los secuestradores”, “Los gamberros”, “Contrabando”, “Los bomberos”, o “A por el niño”.

la-familia-trapisonda-comicLA FAMILIA TRAPISONDA

“La Familia Trapisonda, un grupito que es la monda” fue creada en 1958, apareciendo por primera vez el día 7 de julio en el número 1418 de la revista Pulgarcito.

Este tebeo, muy influenciado por “La familia Cebolleta” de Manuel Vázquez (creada en 1951), uno de los dibujantes y guionistas más admirados por Ibáñez, se recrean las peripecias humorísticas de una familia de clase media, con el protagonismo-víctima principal de un hombre llamado Pancracio, y la presencia de un perro, Atila, la mar de ácido. También salen la hermana de Pancracio y los sobrinos Felipín y Sapientín.

Por si existen dudas, el famoso abuelo que daba la paliza con las batallitas era de la familia Cebolleta, no de la Trapisonda, palabra escogida para definir la esencia de los problemas de la simpática parentela: bulla, lío o riña.

13 RUE DEL PERCEBE

El estupendo e influyente cómic “13, Rue Del Percebe” nació en la revista Tio Vivo el 6 de marzo de 1961 y es una de las mejores obras ideadas por Ibáñez.

Está plasmada como una gran viñeta en donde interactúan los vecinos de un edificio repleto de singulares personajes, cada uno en su propio domicilio, vinculándose, con el humor absurdo dominando las situaciones un tanto formulistas pero muy divertidas, alguna vez las diferentes viñetas con chistes que atañen a dos o más vecinos, incluso en ocasiones al edificio entero.

ibanez-13-rue-del-percebe-integralEntre los variopintos personajes se encuentra un tendero embaucador llamado Don Rufino, la portera, Don Hurón, que reside en el alcantarillado, una pensión poco recomendable regentada por una mujer bastante mezquina, un veterinario bigotudo, un científico loco, una solterona amante de los animales que vive con unos gatos un tanto malévolos, una madre con unos niños la mar de traviesos que tienen una hermana rubia de buen ver a la que sus hermanitos fastidian sus ligues, un ladrón que casi siempre afana objetos de nula valía que le hacen poca gracia a su esposa, y un moroso, el señor Manolo, que no cesa de urdir artimañas para librarse de sus acreedores.

Con el tiempo un sastre, poco ducho en su oficio, reemplazó al científico, y la rubia se independizó de su madre y hermanos.

Además de los diferentes pisos, Ibañez, un maestro en otorgar dinamismo a sus viñetas y cultivar el detalle en cada espacio de la página, hace participar en su objetivo humorístico al ascensor y en la azotea, a un ratón y un gato, siempre confrontados y con el minino como objeto de múltiples crueldades por parte del sádico roedor.

En el año 1987 Francisco Ibáñez creó con una óptica similar 7 Rebolling Street.

rompetechos-especialEL BOTONES SACARINO

“El Botones Sacarino” fue ideado por Ibañez en el año 1963 para la revista DDT.

Para su creación tomó como referentes claros el Spirou, creado por el matrimonio Rob-Vel y Davine e impulsado por Jifé y, sobre todo, André Franquin, y el Gaston Laggafe (Gaston Elgafe), ideado también por el gran dibujante y guionista belga Franquin, una de las máximas inspiraciones para Ibañez, especialmente en este personaje metido en líos con el director y el presidente de la empresa en la que trabaja.

ROMPETECHOS

Rompetechos es el personaje favorito de Ibáñez. Bajito, calvo, bigotudo y miope, nació el 6 de abril del año 1964 en la revista Tío Vivo.

Su inocencia y la extrema falta de vista son características esenciales para la creación de los gags de Rompetechos, ya que sus equivocaciones y malentendidos le llevan a sufrir y, sobre todo, a hacer sufrir, multitud de peripecias absurdas y surrealistas.

PEPE GOTERA Y OTILIO

Esta pareja de chapuzas nació en el año 1966. Dedicados a arreglar, mejor dicho, desarreglar, toda clase de problemas domésticos para multitud de clientes de todo tipo, Pepe Gotera era el capataz que descargaba todo el trabajo en Otilio, el currante que comía la cosa más inimaginable. Al final los clientes no quedaban demasiado satisfechos y Pepe Gotera, que intentaba no dar un palo al agua, era el que solía salir más perjudicado.

CHICHA, TATO Y CLODOVEO, DE PROFESIÓN SIN EMPLEO

En el año 1985 Francisco Ibáñez creó este terceto de personajes que manifiesta con humor la precaria situación laboral para la juventud española en las simpáticas desventuras vividas por sus protagonistas en sus odiseas laborales.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Francisco Ibáñez

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:10    Promedio:4.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar