• Por Antonio Méndez

lovecraft-aire-frio-critica-reviewSinopsis

Año 1923.
Un hombre se instala en un piso de la calle 14 de Nueva York.
Un goteo de amoníaco le llama la atención de su misterioso vecino de arriba, el español doctor Muñoz, al que conoce tras acudir a él después de sufrir un ataque al corazón.
Muñoz utiliza un sistema de refrigeración mediante amoníaco para mantenerse frío. El sistema pierde poco a poco su utilidad y el médico sufre un deterioro progresivo.
Finalmente, el sistema colapsa… y el vecino, que siente aversión al frío, intenta ayudarle llevándole hielo.

Crítica




Cuento de H. P. Lovecraft que apareció por primera vez publicado en el año 1928 en la revista Tales Of Magic And Mistery.

Lleva a un narrador anónimo a una vieja casa de Nueva York habitada casi todo por hispanos.
Su casera es la señora Herrero.

Las descripciones son fluidas, prolijas, transmiten.

Es lo mejor del relato.

Más tarde se produce el encuentro clave de la historia.
El narrador y el vecino, un solitario médico, misántropo, extravagante, dedicado a sus experimentos, enfrentado a la muerte.

Aquí estoy, muerte.
Es el doctor Muñoz.

El narrador, curioso ante tal personaje, se enfrenta a su supuesta fobia: el frío.




Muñoz quiere el frío, parece no poder vivir sin él.
El narrador siente repugnancia ante el frío… como ante el mal olor. Pero llega a transportar hielo.

Se hacen amigos… un compañero desconcertante…

Todo empeora.
Incienso, especias… Pero el olor, el hedor, el frío en pleno verano… parece insoportable.

El doctor ermitaño en lucha con la muerte ante el desconcertado narrador.
Sistemas de refrigeración, conjuras medievales.

La evolución de la historia, con influencias de Edgar Allan Poe, cuenta con una sorpresa final derivada de la pugna citada entre la vida y la muerte.

Tal conclusión, poco original, resulta bastante indiferente.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:1    Promedio:3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar