• Por Marta Canacci

john-green-mil-veces-hasta-siempre-novelasSinopsis

Aza es una adolescente que padece trastornos obsesivos compulsivos, algo que complica su existencia. Un día, descubre que ha desaparecido el millonario Russell Pickett, hijo de Davis, un antiguo compañero, y por ayudar a su aparición se ofrece una cuantiosa recompensa. Aza contará con la ayuda de su mejor amiga, Daisy Ramírez, para poder localizarlo.

Crítica

El escritor estadounidense John Green triunfó internacionalmente con “Bajo La Misma Estrella” y, antes y después, se sirve de la misma fórmula para sus historias, con el protagonismo de adolescentes solitarios, inadaptados, sufridores; utilizando subtramas de búsqueda, pérdida o encuentro como excusa para profundizar en sus crisis personales, y con enfoques melancólicos, reflexivos, filosóficos.

john-green-mil-veces-adios-criticaEn “Mil Veces Hasta Siempre” conocemos a Aza, una joven de instituto de Indianápolis convertida en “detective” aficionada (hay guiños al Holmes de Arthur Conan Doyle) en busca del padre millonario de un antiguo amigo, lo que conlleva también un interés romántico.

Green narra el libro en primera persona para conocer el estado mental de Aza, agitado por sus trastornos maniáticos que convierte la novela en un estudio psicológico de personaje. La gente que busque el misterio como trama principal se sentirá decepcionada.

Es destacada la capacidad de Green para, dentro de literatura adolescente, crear sensaciones, metáforas, para hablar de sentimientos. Sus personajes juveniles se repiten mucho, pero se busca ir más allá del tópico y se aborda el tema con profundidad, sabiendo mostrar emociones con sensibilidad y crear situaciones estrambóticas.

Equilibra también la angustia del TOC con el personaje de Daisy Ramírez, balance humorístico de la zozobra de Aza. Daisy, friki de “Star Wars”, es una de las principales bazas de esta novela con altibajos, pero típica de John Green, sobre los problemas, agobios, deseos, de una vivencia con “anormalidades”.

Ir a la biografía AlohaCriticón de John Green