• Por Antonio Méndez

el gran teatro del mundo pedro calderon de la barca libroCrítica

Como bien expresa Calderón en este auto sacramental esta vida, además de un sueño, no es más que un teatro, una representación tragicómica de papeles en donde se entrecruzan ricos, pobres, religiosos, hermosas, hermosos, campesinos…

Los autos sacramentales eran piezas alegóricas de significación moral creadas para representar en exteriores celebrando la Eucaristía en las fiestas del Corpus Christi.

Calderón, escritor, religioso y soldado (combatió -entre otros sitios- en Flandes), es uno de sus más brillantes cultivadores junto a otros grandes nombres como Lope de Vega, Gil Vicente, Tirso de Molina o Juan de la Encina.

El texto ofrece una lustrosa poética con distintas referencias filosóficas, culturales e históricas; y tonalidades que van del drama a la comedia.

Calderón aborda, con su habitual pesimismo, magnífico estilo, riqueza intelectual y viva interacción de sus personajes simbólicos, personificaciones de distintas condiciones, conceptos y cualidades vitales, asuntos importantes como la frugalidad existencial, el libre albedrío, el orden divino, la menudencia de los valores estéticos, el egoísmo hedonista o la muerte igualitaria.

Fue escrito hace 400 años pero su universalidad y atemporalidad le hace conservar todavía hoy gran parte de su valía.

Este es un fragmento del auto:

EL GRAN TEATRO DEL MUNDO (Fragmento)

REY

¿Tú también tanto baldonas

mi poder, que vas delante?

¿Tan presto de la memoria

que fuiste vasallo mío,

mísero mendigo, borras?

POBRE

Ya acabado tu papel,

en el vestuario ahora

del sepulcro iguales somos,

lo que fuiste poco importa.

RICO

¿Cómo te olvidas que a mí

ayer pediste limosna?

POBRE

¿Cómo te olvidas que tú

no me la diste?

HERMOSURA

¿Ya ignoras

la estimación que me debes

por más rica y más hermosa?

DISCRECIÓN

En el vestuario ya

somos parecidas todas,

que en una pobre mortaja

no hay distinción de personas.

RICO

¿Tú vas delante de mí,

villano?

LABRADOR

Deja las locas

ambiciones, que ya muerto,

del sol que fuiste eres sombra.

RICO

No sé lo que me acobarda

el ver al Autor ahora.

POBRE

Autor del cielo y la tierra,

ya tu compañía toda,

que hizo de la vida humana

aquella comedia corta,

a la gran cena, que tú

ofreciste, llega; corran

las cortinas de tu solio

aquellas cándidas hojas…………………………….

Ir a la biografía AlohaCriticón de Pedro Calderón de la Barca

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:32    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar