• Por Antonio Méndez

sebastian-juan-arbo-sobre-piedras-grises-criticaSinopsis

Juan Bausá, un hombre tímido y bueno de Barcelona, se casa con Mari Juana, con quien tiene una hija, a la que llaman Lisa.
Juan trabaja como funcionario, cumplidor, de vida rutinaria, sin demasiada suerte.
Un día, un hombre herido, Pedro, perseguido por la policía, es atendido en su casa con consecuencias poco provechosas para Juan.

Crítica

Sebastián Juan Arbó ganó el Premio Nadal del año 1948 con esta novela que se ambienta en un tiempo anterior, en una época de cambio, de agitaciones sociales, del fin de la monarquía de Alfonso XIII y de la llegada de la Segunda República.

El protagonista de la novela es Juan Bausá y su familia, centrándose Arbó en su triste monotonía, en su pusilanimidad, en su constante bonhomía y recargando la desdicha del personaje.

Tal recarga es excesiva.

Recae demasiado en los mismos motivos, ya que la historia es básicamente apilar desgracia tras desgracia del pobre Juan.




La pareja, Juan y Mari Juana, termina aislada de un mundo de peligros, de injusticia y tensiones; y su hija termina viendo la luz con la irrupción accidental de otro personaje de mayor actividad.

Tanto subrayado de penurias, en cierta manera lógica la visión pesimista por el contexto de posguerra del libro, sume a la obra en una abundancia de rutinas, en una monotonía en tono taciturno.

Lo más destacado es el retrato de la ciudad de Barcelona y algún trazo de contexto histórico, que también acrecientan la melancolía general de la novela.