• Por AlohaCriticón


PEDRO SALINAS
(1891-1951)

Pedro Salinas Serrano nació el 27 de noviembre de 1891 en Madrid (España). Estudió Derecho y Filosofía y Letras. En el año 1914 fue lector de español en la Universidad francesa de la Sorbona.

A partir de 1918 ejerció de catedrático de Literatura en la Universidad de Sevilla y después en la de Murcia.

Con posterioridad fue lector en Inglaterra, concretamente en la Universidad de Cambridge, y ejerció de profesor de la Escuela de Idiomas de Madrid. También fue Secretario de la Universidad Internacional de Verano de Santander.

Se casó en el año 1915 con Margarita Bonmati. Tuvo dos hijos: Soledad (nacida en 1920) y Jaime (1925).

pedro-salinas-libro-cubiertaCuando se inició la Guerra Civil se marchó de España para impartir clases en Estados Unidos y Puerto Rico. Falleció en el año 1951 en la ciudad estadounidense de Boston. Está enterrado en el cementerio Santa María Magdalena de Pazzis, San Juan (Puerto Rico).

Miembro de la generación del 27, Pedro Salinas es un poeta de esencia amorosa influido por Juan Ramón Jiménez.

Algunas de sus colecciones de poemas más importantes son “Presagios” (1924), “Seguro Azar” (1929), “Fábula y Signo” (1931), “La Voz a Ti Debida” (1933) o “Razón De Amor” (1936).

También escribió libros en prosa como la novela “La Bomba Increíble” y ensayos de crítica literaria como “La Poesía De Rubén Darío” o “Ensayos De Literatura Hispánica”.

En el 2017 se publicó un ensayo sobre su obra titulado “El Hombre En La Orilla: Sobre La Multiplicidad De Pedro Salinas” (2017), escrito por Natalia Vara Ferrero.
En el año 2018, la editorial Austral publicó “Cartas a Katherine Whitmore”, recopilación de cartas entre Salinas y la profesora estadounidense Katharine Whitmore, a quien conoció en 1932. El mismo año, Ediciones Cátedra editó “Pedro Salinas Tras El Telón” (2018), ensayo escrito por Montserrat Escartín sobre los motivos que llevaron al madrileño a escribir teatro en la última etapa de su trayectoria literaria.

Leer sus citas y frases

Comentarios De Libros en AlohaCriticón

La Voz A Ti Debida