• Por AlohaCriticón

Este es el tercer disco de los Art Brut, un grupo británico liderado por Eddie Argos que cuenta en este trabajo con la colaboración de lujo como productor de Frank Black, el miembro de los extintos Pixies.

Su sonido, mezcla enérgica de garage-rock, post-punk, punk pop, glam, new wave… no varía de las anteriores entregas ni tampoco su sentido del humor, aquí alternando escenas cotidianas tras noches de juerga con reflexiones sarcásticas sobre la industria musical.

En “Alcoholic Anonimous” ya se explayan con acelerados ritmos y sonidos angulares, voz ansioso-maníaca y una dinámica sección rítmica.

Argos quiere tomar café y té mientras pide disculpas a su novia por sus equivocaciones en la noche anterior de colocón y descontrol. Qué salvaje me has salido…

Tal bronca de pareja se retoma en “What a Rush”, con estúpidas disyuntivas sobre Beatles y Stones, coros neurasténicos y afilados riffs guitarreros.

En “DC Comics And Chocolate Milkshake” no se sabe si trata con ironía la inmadurez con síndrome de Peter Pan (“la vida es menos dura con los DC Comics y el batido de chocolate…”) que si pretende realizar un ejercicio de nostalgia de la infancia ahora que de mayor tiene que ganarse las perras trabajando de mañana a noche. Las constantes rítmicas, con bases funk y punk pop, se reiteran con un vital aunque anodino sentido rítmico.

En “The Passenger” (nada que ver con la canción homónima de Iggy Pop) Eddie muestra, se supone que con sarcasmo, variantes rítmica a lo Pixies y algún fraseo afectado, un gusto cándido por el transporte público. Es lento pero las vistas ya valen el viaje… además utiliza el móvil como alarma si se duerme en el asiento. Mira qué util… El estribillo está conseguido y la ironía no carece de gracia.

“Am I Normal” es un buen medio tiempo con coros dulces que aportan clase a la melodía. El texto tiene ecos stonianos con el dicho de “I Can’t Get No Satisfaction”, afirmación de un obseso fracasado sexualmente que persigue a una mujer con intenciones de conquista.

Este álbum tiene varias canciones, todas ellas dinámicas, agudas e irónicas, que tratan directamente la industria del disco: “Demons Out”, sobre gustos musicales y ventas… ¿Cómo se puede dormir por la noche cuando a nadie le gusta la música que escribimos?…, “Slap Dash For No Cash”, en donde, citando a U2, diatriban sobre gustos de producción y falta de originalidad con orientación comercial, o “The Replacements”, en donde Argos dice que ha descubierto el grupo de Paul Westerberg y no sabe si todavía si le gustan pero espera que no le decepcionen. Lo más destacado de esta última nadería sobre reflexiones melómanas es el fin de la pieza en plan noise rock con coros estilo cánticos de templarios zombies de Amando De Ossorio.

En “Twist And Shout” (que no es el tema de Phil Medley y Bert Russell popularizado por los Beatles – antes por los Isley Brothers) afirma que está enganchado a una melodía y que no puede sacarla de la cabeza. Sigue Eddie con temas profundos…

En “Summer Job” dice que no dice nada sobre asuntos laborales, y “Mysterious Bruises” cierra el álbum de forma notable con un inicio de guitarras metal a lo Black Sabbath de 1970 antes de lucir un pegadizo riff de guitarra funk y decir que se ha levantado esta mañana cubierto de moratones. No está nada mal este medio tiempo, una pena que lo alarguen demasiado.

Ir a la biografía de Art Brut

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:4    Promedio:3.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar