• Por Antonio Méndez

Crítica

Beach House es un dúo estadounidense formado por Alex Scally y Victoria Legrand con sonidos que recuerdan al folk pop y el pop psicodélico y barroco de los años 60 y al dream pop de grupos posteriores como Cocteau Twins o Galaxie 500.

Saben crear preciosas melodías con delicados arreglos vocales e instrumentales. Sus tonos son evocativos, agridulces, sólo hay que escuchar “Zebra”, la apertura del álbum con imaginería ensoñadora de caballos, arena y oasis. Tiene trazas psico-folk pop que algunos les sonará como una mezcla entre It’s A Beautiful Day y Curt Boettcher.

“Silver Soul” es un tema laxo dream pop de excelente melodía con falsete enfatizando emocionalmente estampas de carácter alucinatorio.

“Norway”, con empleo de órgano de tubos y percusión tribal, remacha su talento para escribir sutiles piezas de enfoque ensoñador.

“Walk In The Park” es una sugerente melodía pop que mezcla a los Beach Boys con Ivy con altas dosis de sofisticación.

“Used To Be” posee rasgos folk sobre un crescendo de claves melancólicas con significado empleo del piano y con un sencillo y efectivo estribillo.

“Lover Of Mine” mezcla la fragilidad sentimental y el tono de ensueño con gran clase y trascendencia melódica y emocional, al igual que la balada “Better Times”.

“10 Mile Stereo” es una gema psicodélica-folk con una sobresaliente interpretación vocal y unos arreglos maravillosamente equilibrados en su difícil labor de crear atmósferas dream pop, mientras que “Real Love” es un tema lento con piano y desgarro emocional.

El disco, tercero del dúo, se cierra con “Take Care”, estupenda canción lisérgico-barroca muy al estilo de lo ofertado por Boettcher en Sagittarius o Millennium.