• Por Antonio Méndez

black-country-communion-bcciv-albumCrítica

Cuarto disco en estudio de Black Country Communion, un supergrupo hard rock y blues rock que contó para este álbum, como en los anteriores, con Kevin Shirley como productor.

La banda está formada por el veterano cantante y bajista inglés Glenn Hughes (Trapeze, Deep Purple, Black Sabbath…); el guitarrista estadounidense Joe Bonamassa, bien conocido por los amantes de la música blues; el batería británico Jason Bonham, hijo del finado miembro de Led Zeppelin de mismo apellido; y Derik Sherinian, teclista californiano que pasó, entre otros grupos, por Dream Theater.

“BBCIV” se abre con “Collide”… me siento como un extraterrestre… Se escucha un tremendo riff guitarrero de Bonamassa. Pero… uff… El corte suena muy parecido al “Black Dog” de Led Zeppelin. Demasiado parecido.

Rehacerse, relajarse, todo está en la mente… “Over My Head” es un corte rock de sonido compacto, melódico, de intenso ritmo. Un hard rock de influencia 70’s con estribillo pegadizo con uso de falsete. No está nada mal.

Ocho minutos dura uno de los mejores momentos del álbum. “The Last Song For My Resting Place”… madre, padre, gracias por todo, por mantener el fuego en casa; hermano, gracias por el refugio en tiempos de guerra… una canción inspirada por un músico del barco “Titanic” en una evocación al borde de la muerte. Funciona con su fusión de potente hard rock y folk celta, no faltando la mandolina ni el violín.

Joe Bonamassa y Derik Sherinian se lucen instrumentalmente en “Sway”… perdido en mi karma, he sido asesinado en una corrida de toros, veo sangre en el río, banderas en el río… Curiosa imaginería de Glenn Hughes en catarsis vocal para un buen tema que recuerda a Led Zeppelin, a Bad Company, a los Who del “Who’s Next”… solo, staccato… bien Bonamassa… hammond, piano, mellotron… bien Sherinian.

Hughes entre delfines en “The Cove”, siete minutos intensos comenzados como una balada blues rock con ecos Black Sabbath, muy atmosférica, y progreso con Glenn a lo Paul Rodgers, muy Bad Company, Free…. en escenario oceánico.

Funk hard rock a lo Led Zeppelin en “The Crow”… ¿por qué te vas? ¿no puedes esperar?… Corte cañero y rítmico… con variantes de tempo, un solo de hammond a lo Jon Lord y riffs muy pegadizos a lo Jimmy Page. Vibrante tema.

“Wanderlust” es un rock melódico con piano a la que no le faltan tramos potentes hard rock. Dinámico bajo de Hughes, otro gran estribillo, virtuosismo instrumental… Ocho minutos que parecen menos con texto críptico… todavía te llamaré, camino por tierra santa, también fallaré, Señor, no me dejes, el león rugirá, perdido en la alquimia, derecho al núcleo… Ahí queda eso.

Melódico arena rock con “Love Remains”… corte con imágenes de desolación y renacimiento. La huella de Led Zeppelin es evidente.

“Awake” es una pieza muy rítmica con un gran Bonamassa en chispeante solo sobre elementos rock, funk, blues con una progresión interesante que endurece su sonido vocal e instrumentalmente. Canción para amantes de Budgie, de Deep Purple.

Este cuarto LP de Black Country Communion termina con “When The Morning Comes”, épica balada sobre reencuentro, nostalgia, memoria… con pasajes acústicos y eléctricos, piano, órgano. Entre Led Zeppelin y los Allman Brothers.

Notable álbum que recoge sus esencias en el gran hard rock de comienzos de los años 70.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:1    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar