• Por Antonio Méndez

black sabbath paranoid cover album reviewCrítica

“Paranoid” es uno de los grandes discos de Black Sabbath en donde se configura una sombría perspectiva del género humano y su desarrollo en un contexto propicio a la violencia y la involución.

Crean imágenes apocalípticas, bélicas, corruptas… con sonidos ásperos y ritmos contundentes. Las atmósferas son oscuras con instrumentación enérgica e iterativa con pluralidad de tempos. La sonoridad posee bases hard rock y blues rock en una orientación épica con ramalazos góticos. La voz expone un aspecto inquisitivo en sus ilustraciones y personajes definidos con un desasosiego en base a un panorama insano alimentado por las altas esferas de la sociedad (en especial la clase política) y el aborregamiento general del respetable.

Su dibujo afligido del ser humano contemporáneo y la sociedad que está construyendo se advierte en casi todos sus cortes, desde el antibelicismo de “War Pigs” o el desequilibrio emocional, derivado de su descontento existencial, en la frenética “Paranoid”; la estupenda balada de trazos psicodélicos “Planet Caravan”, rica en imaginería natural con un escenario celeste, plácido pero melancólico, con guitarra de apuntes jazzísticos; “Iron Man”, pieza con un sensacional riff en la que el hombre de hierro clama venganza contra esta humanidad violenta que sólo reacciona ante la amenaza del miedo y la propia vorágine de la vehemencia; o “Electric Funeral”, tema en el que subrayan su mensaje apocalíptico con una instrumentación que pondera con sus foscas texturas y aspecto amenazador la diatriba en contra del armamento atómico.

black sabbath paranoid album back cover contraportada disco

En “Hand Of Doom” abordan el tema de las drogas. Aunque la postura es claramente contraria con la muerte siempre al acecho, advierten su consumo como evasión de un contexto alienante y peligroso. De nuevo el tratamiento es ceñudo y ahora con mayores fundamentos blues-rock.”Rat Salad” es un corto y sencillo instrumental, de potente sonoridad y brillo para las seis cuerdas de Tony Iommi y, en especial, las baquetas de Bill Ward, que prologan la última pieza del álbum, un soberbio tema con jocosa lírica, exuberancia instrumental y temática de nuevo sobre el abuso en el consumo de drogas, punto y final para uno de los LPs cumbre de esta influyente formación británica.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Black Sabbath

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:49    Promedio:4.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar