• Por Antonio Méndez

blood-red-shoes-ghost-tape-albumCrítica

Blood Red Shoes es una pareja británica, concretamente de Brighton, formada por Laura-Mary Carter, cantante y guitarra, y Steven Ansell, batería y cantante, con un sonido que podrá gusta a quienes escuchen a The Kills, Wolf Alice o a los Yeah Yeah Yeahs.

El disco fue editado en su propio sello Jazz Life con producción de Tom Dalgety.

Alternan la voz principal, comenzando Ansell con “Comply”, historia de dominación, control… no cumpliré… que comienza con una intro lenta de piano atmosférico, progresando con percusión y sintetizadores en un crescendo.
Se crea casi una marcha militar vinculada al control.
No es mal inicio.




blood-red-shoes-gost-tape-critica-reviewLaura-Mary canta la plausible “Morbid Fascination”… el silencio nunca fue tan cruel…
Es un intenso tecno rock oscuro, melódico, con distorsión vocal y un tono de confusión, de paranoia , bien conseguido.

La oscuridad prosigue con “Murder Me”, otra canción atmosférica cantada por Carter con la protagonista acosada por un hombre misterioso que penetra por la ventana de su habitación.
Coges mi mano.
Quieres teñir mi pelo.
Quieres matarme.
Situación de amenaza con influencias post-punk y efecto dance rock.


Steven canta “Give Up” en tono urgente, ansioso… todos son ladrones y mentirosos…
Rendición urbana, amenazas en escenarios de noche y bebidas escapistas.
Electropunk a ritmo rápido con variantes de tempo y estilo, con ambient en el outro, que impiden el sopor de la reiteración.

“Sucker”, con una sexy Laura-Mary de nuevo a la voz principal.
Texto sencillo de entrega amorosa… sucker for your love…
Tempo lento, piano, percusión en plan marcha, ruido de fondo garajero, sintetizadores de tecno 80s…
Un relleno escuchable.



“Begging” es otro corte cantado por Laura-Mary.
Balada que cae en la fragilidad en un ambiente de miedo, en la angustia existencial a ritmo de guitarra monótona y fondo electro-blues.

Steven Ansell, en “I Am Not You”, parece remedar a los Smashing Pumpkins en una pieza rock post-grunge con distorsión guitarrera.

“Dig A Hole” es una pieza en medio tiempo, cantada por Laura, sin interés instrumentalmente, en arreglos o melodía, aunque no está mal el texto, de venganza sin piedad, de tortura… te daré de comer a los lobos, te dejaré en lo desconocido, te haré desear que nunca hubieras nacido…

“I Lose Whatever I Own” es melódica, canta Laura con armonías de ambos en el estribillo, y recrea una ruptura de pareja en el tono oscuro que domina el álbum.

Termina el disco con “For Two Seven”, voz de Ansell para un corte lento poco destacado que remacha en relaciones dependientes, malsanas.
Cambian de contraseñas para espacios masoquistas.
Lugares de condena.