• Por Jaime Carig

Crítica

Bob Marley popularizó desde los años 60 con los Wailers el reggae, templada y relajante música jamaicana con raíces ska y rocksteady (también jazz) y pretensiones religiosas, románticas y sociopolíticas dentro del movimiento rastafari.

Aunque “Natty Dread” o “Exodus” son dos de sus LPs más conocidos, vamos a quedarnos en este comentario con otro de sus discos imprescindibles, “Soul Revolution”, álbum editado en 1971 con producción de Lee Perry, otro tótem del reggae.

El vínculo espiritual de Marley se manifiesta en su inicio cuando implora ayuda a Dios para seguir continuando en movimiento tras ser acusado injustamente de un asesinato en “Keep On Moving”, canción compuesta por Curtis Mayfield.

“Don’t Rock My Boat”, sublimación del amor, “Kaya”, tema sobre efectos psicotrópicos, “Sun Is Shining”, con bailes y alabanzas por un clima tan benigno en Jamaica, “Fussing And Fighting”, corte pacifista con un pegadizo órgano, o “African Herbsman”, otro cántico sobre marihuana (los rastas rechazan el alcohol pero son afectos a la marihuana), son algunos de los temas que se pueden escuchar en este disco, el tercero en estudio de su discografía y un buen lugar para introducirse en su obra.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:3    Promedio:3.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar