• Por AlohaCriticón

Después de tributar con “We Shall Overcome” a uno de los mitos del folk tradicional estadounidense, Pete Seeger, el “Jefe” vuelve a contar con la E. Street Band para grabar con producción de Brendan O’Brien este “Magic”, un disco pop-rock y folk-rock de tonos acres con sentimientos de cierto desencanto.

Con su habitual pujanza emocional y su épica arena-rock tanto se queja de la basura que suena en la radio FM, como se solaza con la vista de chicas veraniegas indiferentes ante su madura presencia, o narra líricamente diversas intrahistorias centradas en soldados muertos.

El disco se abre con “Radio Nowhere”, canción en donde Bruce se lamenta la falta de auténtico rock en la radio, expresando que desea escuchar ritmo, con miles de guitarras y poderosas baterías. Clarence Clemonds no podía faltar con su saxo en este conglomerado dinámico de intenso heartland rock propicio al canto comunal en estadios.

En “You’ll Be Coming Down”, inicio folk-rock byrdsiano y desarrollo en medio tiempo pop-rock con grandiosidad de muro de sonido (Phil Spector siempre ha sido un ídolo para Springsteen), nos levanta con una mirada cotidiana en un ambiente de amanecer grisáceo y degradaciones vitales tan afines a otro de sus espejos poéticos: Bob Dylan.

Sonidos soul a lo Stax se aprecian en “Livin’ in the Future”, canción de orientación irónico-optimista en un escenario calamitoso con prominencia del saxofón de Clemonds y el órgano de Danny Federici, mientras que “Your Own Worst Enemy”, épico pop con lujosos arreglos abarrocados en donde tanto caben cuerdas como campanas, le muestra de nuevo cercano a Spector cuando no a Brian Wilson (hay incluso juegos vocales) en una pieza melódica muy aprovechable con una narrativa épica sobre remordimientos.

“Gypsy Biker” es un gran tema folk-rock en donde trata con vitalidad y lirismo (espléndida letra) las consecuencias familiares de la muerte de un soldado en guerra (seguramente Iraq, aunque no es citada explícitamente en el texto) desde la perspectiva del hermano del muerto.

La tristeza de la pieza anterior contrasta con el escapismo de “Girls In Their Summer Clothes”, una maravillosa canción pop (de nuevo con Spector y los hermanos Wilson como inspiradores) de deliciosa descripción ambiental, con centro en unas guapas chicas con vestidos de verano que pasan a su lado y ni siquiera le miran.

El piano de Roy Bittan suena en la dylaniana “I’ll Work for Your Love”, un tema un tanto lineal con simbologías religiosas en el arte de la conquista amorosa.

“Magic” es una pequeña maravilla folk con refinados sonidos de repicante guitarra acústica, una mandolina y violines. Posee una atmósfera sosegada-cetrina muy sugerente.

“Last To Die” hace en su texto de carretera y sonidos de radio una referencia a una frase del político John Kerry (veterano del Vietnam) para quejarse de las muertes en guerra, otra referencia a Iraq (¿quién será el último en morir por un error?).

El pop-rock un tanto insulso de “Long Walk Home” contiene trazos nostálgicos tras cambios en el pueblo natal vistos desde el punto de vista del retornado, quien anhela los tiempos pasados.

“Devil’s Arcade”, con uso de sintetizadores iniciales y arreglos enfáticos de viento, se centra en las emociones de una novia de un soldado herido.

Como en todo el disco con tal temática de jóvenes soldados muertos, olvidados, heridos o inadaptados en su vuelta (el protagonista de “Long Walk Home” seguramente sea otro) Bruce no hace referencia directa al texto a Iraq.

El álbum se cierra con una pieza “oculta”, “Terry’s Song”, canción elegíaca-folk dedica a su amigo Terry Magovern.

Ir a la biografía de Bruce Springsteen

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:38    Promedio:3.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar