• Por Antonio Méndez

bruce-springsteen-western-stars-albumCrítica

El folk y el pop orquestal se unen en este disco de Bruce Springsteen producido por Ron Aniello.
El álbum, acústico, tranquilo, maduro, romántico… es un trabajo de cantautor, en ocasiones de crooner; un disco de personajes, de lugares, de tonos agridulces, de paisajes abiertos, de carreteras, de ranchos…
Respira escenarios de Oeste con caracteres solitarios, errantes en búsqueda, situaciones de desamor, personajes de cine, moteles, bares…

La creación lírica y narrativa de Springsteen es fenomenal, aunque se echa de menos mayor variantes en los tempos en un LP con muchas baladas.
No obstante, los textos y cierta sensibilidad melódica subliman tal monotonía folk adornada con arreglos de Rob Mathes.

“Western Stars” se abre con “Hitch Hikin'”, primer corte lento con protagonismo del típico personaje errante, vagabundo, desnortado en carretera, que encontramos en muchas canciones de la música folk y country.
Aquí es un autoestopista… encuentros con familia, con camioneros… con Bruce adoptando un modo nasal a lo Bob Dylan y con orquestación a lo Phil Spector.

Seguimos con caminantes en “The Wayfarer”… vago de ciudad en ciudad… ¿dónde estás ahora?
Casi todas las narraciones son en primera persona.
Esta balada, con uso del cuerno francés, trompeta, piano, coros de Patti Scialfa, ligero muro spectoriano con castañuela… es un folk jazz al estilo de Van Morrison.
No logra emocionar a pesar del abatimiento del “jefe” en su interpretación vocal.
Aburre, más bien.

bruce-springsteen-criticasdiscos-western-stars-albumUn hombre espera la llegada de su amor en una estación de tren de San Francisco…
“Tucson Train” es otro corte, entre el folk, el country y el pop orquestal, que podría cantar Van Morrison.
Romántica, cinematográfica, con trompeta, trombón, oboe…
Al igual que la anterior, es escuchable, los arreglos son equilibrados, pero tampoco entusiasma.

La canción que titula el disco, “Western Stars”, es más interesante… me levanto por la mañana, me pongo las botas…
Nos “habla” un actor secundario de películas del Oeste que llegó a ser dirigido por John Wayne. Veterano, toma ginebra, consume viagra… es, como casi todos los personajes del LP, un solitario.
Paseamos por el desierto, contemplamos un coyote, los vaqueros cabalgan, suena una steel guitar, un piano, suntuosos arreglos de cuerda.
La melodía folk, con ecos de Neil Young, no está mal.

El álbum se anima rítmicamente un pelín (sin abusar) con “Sleepy Joe’s Cafe”, historia con sonido tex-mex.
Medio tiempo con un bar de carretera de San Bernardino, un bar en donde bailan moteros y camioneros.
Pasable canción de taberna en medio tiempo, con farfisa y moog, que anima un tanto el trayecto de los nómadas.

Volvemos al cine, ahora con un doble, con un especialista de westerns… “Drive Fast (The Stuntman)…
Tengo la clavícula rota, la pierna hecha polvo, pero hay que seguir adelante.
No me preocupo del mañana, me dan igual las cicatrices… Es la vida.
Balada con pedal steel con el usual cruce del álbum entre cantautor folk y arreglos orquestales.
Cantada por Springsteen con sensibilidad, creando un personaje de interés.

Bonita la combinación de cuerdas en “Chasin’ Wild Horses”, una de las mejores melodías del disco.
Pedal steel, cuernos francés, viola… dejé mi hogar, mis amigos, ni siquiera dije adiós.
Otro cowboy solitario, otro vaquero en desamor… quiero alejarte de mi mente…

“Sundown” es una de las cumbres del álbum.
Romántica, agria sin subrayarse, de nuevo con la pérdida amorosa como eje…
La canción tiene sensibilidad, la melodía es estupenda, hay intensidad sin ser estridente… ven a Sundown, ojalá estuvieras aquí… yo, mientras, voy de bar en bar.
Es un narrador fenomenal.

bruce-springsteen-album-review-2019“Somewhere North of Nashville” es dylaniana.
Un tema corto, desnudo, rasposo, country folk.
El protagonista es un músico que se marcha a Nashville, dejando todo atrás, para intentar probar fortuna como cantante.

Un cuerno francés suena en la intro de “Stones”…
Me levanté con piedras en mi boca… eso son las mentiras que me contaste…
Es una balada menor con el sonido folk orquestal de este disco.

La canción romántica, también de desamor, “There Goes My Miracle”, uno de los singles del disco, es un medio tiempo orquestal en el que Bruce parece homenajear a uno de sus cantantes más admirados: Roy Orbison, con su épica melodramática unida al muro de sonido orquestal de Phil Spector.
El texto es sencillo pero efectivo, el estribillo es penetrante, emocional.

“Hello Sunshine” recuerda en su inicio al “Everybody’s Talkin'” de Fred Neil vía Harry Nilsson.
… sabes que siempre me han gusto las ciudades vacía, las calles desiertas… Sin nadie.

Fin con “Moonlight Motel”, canción folk en tempo lento (como casi todas) con empleo de la celesta… motel en el desierto, lugar en donde nadie va, donde nadie ya viaja.
Solitarios, whisky, de orientación dudosa. Incertidumbre.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Bruce Springsteen

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:3    Promedio:3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar