• Por AlohaCriticón

Tercera entrega de este grupo californiano con una escritura que parece agitar en una coctelera a nombres como AC/DC, Guns ‘N Roses, Bad Company, Black Crowes, los Stones de comienzos de los 70 o los Aerosmith de la misma década.

Después de “Buckcherry” y “Time Bomb”, los Buckcherry del cantante Josh Todd y el guitarrista Keith Nelson vuelven a la carga con nuevos componentes para realizar lo que se espera de ellos: directo, festivo, intenso y enérgico rock’n’roll de trazas clásicas setenteras (que tanto van del hard-rock al blues-rock o el arena-rock) y textos en torno a las relaciones de pareja y la existencia hedonista.

La pieza hard-rock “So Far” abre el LP con una explosión guitarrera junto a una briosa y rápida exposición de placeres, que van tanto de la jodienda coital o el fumar como el beber o el estar tirando a la bartola.

La celeridad rítmica no cesa con “Next 2 You”, canción con pegadizo estribillo que busca el acercamiento amoroso-sexual y que enardece tal requerimiento con frenéticas guitarras y lo ornamenta con coros en armonías vocales. Después del solo el tempo se calma para adoptar Todd una voz más sensual-amenazadora que convenza de una vez a la moza para que permita acercársele.

En “Out of Line”, con guitarra wah wah y una recia percusión, recuerdan a las grandes bandas hard-blues-rock de los 70, como Bad Company o Free, mientras que con “Everything” ofertan posturas melódicas FM y en “Carousel” desarrollan un medio tiempo plañidero de resonancias country-blues 70’s sobre un amante solitario recordando a la pareja ausente.

La melancolía por tiempos felices de pareja aparece de nuevo en la genérica balada “Sorry”, tema con arreglos de cuerdas.

El tempo vuelve a excitarse con “Crazy Bitch”. Después de la ternura de la pieza previa ahora los Buckcherry entran en contacto con una puta loca pero que parece ser que (según el texto) fornica la mar de bien.

“Onset” exhibe el poderío en el dúo de guitarras formado por Keith Nelson y Stevie D. con Josh recordando con su voz a Michael Stipe en algunos pasajes, “Sunshine” demuestra la huella en los angelinos del fenomenal hard-rock de los años 70, y el blues-rock “Brooklyn”, con remembranzas tanto de los Faces o los Rolling Stones del “Exile on Main Street”, nos lleva a la ciudad de Nueva York con festivos sonidos que incorporan una avivada slide guitar.

El fin de disco en su edición japonesa es una auténtica gozada con poderosos temas como “Broken Glass” (último del disco en su versión estadounidense), puro éxtasis acedeciano un texto en contra de la violencia y las guerras, la fantástica “Back in the Day”, tan potente como lúdica y melódica a lo Cheap Trick, con riffs, ritmos y un estribillo fenomenal que se inserta en tu cerebro y no te abandona en unos días, y una versión de una de las mejores canciones jamás escritas por Elvis Costello, “Pump It Up”.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:7    Promedio:4.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar