• Por Antonio Méndez

depeche-mode-violator-disco-criticaCrítica

“Violator”, séptimo LP en estudio de Depeche Mode, y el primero de su discografía en ser co-producido por Flood, es la cumbre de la banda británica, una obra magistral que epitomiza todas sus virtudes en la creación equilibrada de atmósferas, ritmos, melodías, arreglos… tonos sombríos, apasionados.

Todas las composiciones del disco son autoría de Martin Gore.

“World In My Eyes”… déjame llevarte de viaje alrededor del mundo, no tendrás que dar un paso, tu mente se moverá… Dave Gahan en sensualidad dance, placer extático-estático coital con pegadizo ritmo electrónico que liga a Kraftwerk con la new wave.

El propio Gore canta “Sweetest Perfection”, una balada… corrección, perfección, infección… sobre enganche… expresión oscura de angustia por la adicción sobre un tempo de marcha, con partes orquestales, ligeros rasgos blues, buena combinación vocal en contraste entre Martin y Gahan.

Uno de los cortes más populares de “Violator” es “Personal Jesus”. Martin toca el pegadizo riff de guitarra casi con un estilo blues-boogie a lo T. Rex y Dave… tú eres tu propio Jesucristo, el que escucha tus oraciones, alguien a quien le importas, alguien que no te va a fallar… aconseja la búsqueda de fe en uno mismo, de esperanza, de la necesidad de confesar. La pieza parece muy espiritual, pero realmente se basa, según el propio Gore, en el vínculo paterno-filial, de idolatría, entre Elvis Presley y su hija Priscilla. Magnífico tema electro-blues rock con una atmosférica coda (en la versión del LP) que retoma los trazos industriales de sus inicios.

depeche-mode-foto-biografiaTú llevas la culpa como grilletes en los pies… “Halo”… dolor como liberación, lujuria, rompe tus cadenas, sígueme… Este corte se inicia como balada tecno-gótica y progresa como un medio tiempo dance funk.

Dave Gahan, con armonías de Martin Gore, canta “Waiting For The Night”, tema lento sobre alienación voluntaria, refugio en lo oscuro, en la noche… La atmósfera es tranquila, envolvente, relajante… la electrónica juguetona, de acuosos teclados, recuerda a previos momentos del grupo con Vince Clarke, acercándose también a texturas psicoprogresivas. Los arreglos, como en todo el disco, son magistrales, un ejemplo de equilibrio y creatividad. La melodía es magnífica.

Suena “Enjoy The Silence”, probablemente la canción de mayor éxito de Depeche Mode y el tema estrella de “Violator”, con Martin Gore mezclando la melancolía con el júbilo. ¿Para qué hablar? Las palabras sólo hace daño, violencia que rompe el silencio, innecesarias, los sentimientos son intensos, las palabras son triviales. ¿qué es la comunicación? El gran talento de Depeche Mode para la creación de ritmos y atmósferas, para el progreso melódico, la inventiva de los arreglos… se manifiesta en esta gema tecno pop con una, en su formato LP, interesante coda ambient con trazos space rock blues.

“Policy Of Truth” es como un reciclaje de “Halo” con un concepto similar dance funk… no se puede ser sincero, hay que pagar por decir la verdad… claro, no escuchas consejos… Pegadiza y sofisticada, con gran capacidad para infectar con sus ritmos y riffs, para combinar la oscuridad con la ironía.

“Blue Dress” es la segunda canción cantada por el propio Martin Gore, convertido aquí en un crooner voyeur y dulce, en un fetichista al que le excita ver a su mujer con un vestido azul… hazme un hombre feliz. Notable melodía.

El final de “Violator” es la subestimada “Clean”, joya gótica, épica, atmosférica, con influencia de Pink Floyd…. he conocido problemas, pero ahora estoy limpio… búsqueda, redención, paso del tiempo, heridas… Hipnótica conclusión para uno de los mejores discos tecno-pop de la historia.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Depeche Mode