• Por Javier Platas

elo-alone-in-the-universe-albumLa verdad es que no se puede decir que “Alone In The Universe” (2015) sea un trabajo de la ELO como tal, sino más bien un álbum de Jeff Lynne en solitario ya que además de componer, cantar y producir la totalidad de las canciones, el músico británico se encarga de tocar todos los instrumentos con excepción de algunos pasajes de pandereta a cargo del ingeniero de sonido Steve Jay. De hecho el álbum aparece acreditado a Jeff Lynne’s ELO.

El disco comienza con “When I Was a Boy”, preciosa balada de remembranza autobiográfica con diáfana influencia de los Beatles y base de piano lennoniano en la que Jeff nos cuenta el amor y el entusiasmo que sentía por la música desde su infancia.

Le sigue “Love And Rain”, un tema con coros de su hija Laura que combina con no mucha inspiración el soul con el blues y que acaba sonando más AOR que otra cosa.

Lo mejor del disco lo encontramos en “Dirty To The Bone”, excelente melodía de consistente ritmo y pegadizo estribillo cuya estructura y arreglos redundan en la consabida maestría y dominio de Lynne para la composición pop.

jeff-lynne-alone-in-the-universe“When The Night Comes”, con base rítmica reggae, es un disfrutable tema en el que sobresale su estribillo con armonías vocales marca de la casa.

En “The Sun Will Shine On You” Jeff interpreta con sentimiento una meliflua balada con telaraña de piano y teclados, mientras que en “Ain’t It A Drag” eleva el ritmo con un dinámico corte que recuerda mucho a su amigo Tom Petty y que bien podría formar parte de cualquiera de los LPs que Lynne produjo para el rubio músico estadounidense a finales de los años 80 y principios de los 90.

De nuevo el influjo de los Beatles, concretamente de George Harrison, se deja sentir en “All My Life”, emotiva y sencilla balada romántica con estupendas armonías en falsete.

“I’m Leaving You” es un pomposo tema al más puro estilo Roy Orbison con potente muro de sonido que da paso a “One Step At A Time”, la canción que con sus ritmos bailables y su luminoso estribillo seguramente sea la que más recuerda al clásico sonido ELO de discos como “Discovery” (1979) o “Out Of The Blue” (1977).

“Alone In The Universe” se cierra con la sobreproducida balada de hipnótica atmósfera y homónimo título, un discreto punto y final para un trabajo alejado del mejor legado de Jeff Lynne como autor, pero satisfactorio en su conjunto con algunos válidos ejemplos del talento de este gran maestro de la mejor música pop.

Ir a la biografía de la Electric Light Orchestra