• Por Javier Platas

foo-fighters-album-1995Crítica

Gran debut de Foo Fighters, el grupo que fundó Dave Grohl, batería de Nirvana, tras la disolución del trío de Seattle como consecuencia del suicidio de su carismático líder Kurt Cobain.

Pocos esperaban en ese momento la irrupción de Grohl como brillante compositor al frente de su nuevo proyecto, pero ya desde este primer disco de título homónimo quedó bien clara la gran capacidad de Dave no solo como autor (compone todas las canciones del disco), sino también como dotado instrumentista (toca prácticamente todos los instrumentos que suenan en el álbum).
Por si todo esto fuera poco, Grohl ejerce igualmente de productor junto a Barrett Jones.

“Foo Fighters” es un notable muestrario de los sonidos grunge y post-grunge de aquella época, a los que hay que sumar sensacionales dosis de contundente hard rock y de melódico power pop.

El álbum es un muy disfrutable trabajo que tanto aúna energía y fiereza en demoledores trallazos como “I’ll Stick Around”, “Weenie Beenie” o “Wattershed”, como una mayor sensibilidad y tacto melódico en las sensacionales “Big Me”, “Oh George” y “X-Static”, por no hablar de las hipnóticas atmósferas guitarreras encontradas en composiciones de la talla de “Alone + Easy Target” o la neilyoungera “Exhausted”.

Fenomenal primer disco.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Foo Fighters