• Por Antonio Méndez

gentle giant album free hand disco cover portada critica reviewCrítica

Gentle Giant fue uno de los mejores grupos progresivos de la historia gracias a su combinación de rock, jazz, música clásica, barroca y sonidos medievales y celtas.

Aunque “Octopus” es mejor disco que “Free Hand”, este último se convirtió en su LP de mayor popularidad, principalmente, y además de la calidad de sus piezas, porque fue el que más impacto causó en los Estados Unidos.

Los temas musicales de la banda no son para todos los gustos. Sus composiciones, aunque melódicas, resultan complicadas y no se disfrutan en su plenitud hasta que se han escuchado un buen número de ocasiones. Lo plausible de Gentle Giant es que son virtuosos pero no ostentosos-pretenciosos. Sus temas resultan complejos pero no se pierden en grandilocuencias onanistas, no irritan con desarrollos fastidiosos ni con exposiciones instrumentales cargantes.

En “Free Hand” la temática es básicamente la ruptura y la afirmación y liberación personal, sea profesional o sentimental, desplegando estos asuntos en las eclécticas facetas sonoras del grupo con temas muy melódicos narrados principalmente por la preciosa voz del teclista Kerry Minnear, y piezas de múltiple diversidad sónica y brillante interacción instrumental interpretados por la nerviosa y agresiva voz de Derek Shulman.

Una de las cumbres del LP es la impresionante polifonía vocal de “On Reflection”, magnífico tema con una emocionante sección media de Kerry encadenando voces que repiten unos versos de memoria sentimental acariciados por una flauta y unas sosegadas cuerdas.

Kerry Minnear también es el encargado de cantar “His Last Voyage”, corte de bella atmósfera que parece abordar el tema de la muerte. Destaca de nuevo el exquisito tratamiento a la combinación de voces.

Con unos chasquidos de dedos se inicia “Just the Same”, pieza de varianza temporal sobre la independencia individual que fusiona pasajes rock y jazz.

“Free Hand” es un claro ejemplo de su capacidad en la sinergia instrumental, una fibrosa pieza rock con retazos funk y sonidos jazz.

“Time To Kill” nos presenta otra vez a los Gentle Giant más rítmicos en una canción que contiene una intro con los sonidos del “Pong”, el famoso, pretérito, entrañable juego de ping pong de Atari.

Gracias al instrumental “Talybont”, uno de los cortes más gozosos del álbum, nos mudamos de época imaginándonos con sus sonidos escenas de juglares, bufones, damiselas y caballeros poblando los salones de un castillo medieval.

“Mobile”, el tema que cierra el disco, es la canción que mayor incide en su querencia por la música celta. En ella se retrata la vida nómada del grupo cuando se encuentra de gira. Muy buen disco.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Gentle Giant

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:15    Promedio:4.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar