• Por Antonio Méndez

gun-1968-albumCrítica

Los hermanos británicos Gurvitz (o Curtis de nombre “artístico” en este período), Adrian y Paul, mamaron la música rock desde su infancia, ya que su padre era road manager de diferentes grupos, entre ellos los Kinks.

En su adolescencia lo intentaron con varios grupos beat y psicodélicos, como The Knack (nada que ver con el grupo de “My Sharona”) antes de lanzarse con el nombre de Gun, un “power trio” que en el momento de su debut homónimo del año 1968 estaba formado por Adrian, como cantante, guitarrista y principal compositor; por Paul, como bajista, coros y arreglista; y por el batería Louis Farrell.

El LP, grabado en CBS con producción de John Goodison y portada diseñada por Roger Dean, es un recomendable trabajo con reunión de estilos con fondo de psicodelia, desde el hard rock al pop, pasando por el blues rock o el rock progresivo.

El sonido es potente, ácido, enérgico. La apertura, “Race With The Devil”, es su corte más conocido, un tema proto-metal lisérgico con arreglos orquestales que fue versionado años después por variados grupos, entre ellos Judas Priest o Black Oak Arkansas. Ritmo boogie-hard cabalgante que preludia tempos de Black Sabbath… huye de la pistola del diablo, te buscará por todo el mundo, y te encontrará… Adrian interpreta el tema con intensidad, con teatralidad proto-glam, shock rock, y muestra su subestimado talento como guitarrista en los riffs y el solo. Temazo.

gun-foto-grupoEl disco se suaviza con “The Sad Saga Of The Boy And The Bee”, peculiar conflicto entre un adolescente y una abeja en clave melancólica, con un estilo cercano a Procol Harum o The Nice. Es un psicopop orquestal, progresivo, con punteos blues y empleo destacado de violines.

Los ricos arreglos de Paul… pop orquestal, psicodelia, hard, folk rock… son apreciables en el instrumental “Rupert’s Travels”, corte que tiene tanto de Love como de The Move.

“Yellow Cab Man”, canción versionada un par de años después por el grupo Truk, tiene como protagonista en primera persona a un taxista, cuyas peripecias urbanas y ansias vitales se transmiten con una intensa sinergia instrumental de blues rock psicoprogresivo similar a sus coetáneos Cream o Blind Faith. Adrian es un fantástico guitarrista.

Intro bullanguera noise en “It Won’t Be Long (Heartbeat)”, interesante medio tiempo funk psicodélico con armonías vocales y arreglos orquestales. Destaca el trabajo en la batería de Louis Farrell.

Que brille el sol… “Sunshine”… cuando me veas, cuando me llames, sé amable, pórtate bien… Es un sunshine pop orquestal en plan mantra hippie, típico del período flower power. Armonías letárgicas a lo Beatles. Pegadiza, aunque repetitiva. Let it shine…

Escenarios de incomunicación urbana en “Rat Race”, un pop progresivo con piano, arpas, próximo a lo que grabaron pioneros del prog-rock como Procol Harum o Moody Blues. Melódico, sentimental art pop orquestal.

El primer disco de Gun termina con “Take Off”, 11 minutos de una disfrutable jam noise psicodélica con voz distorsionada. Rock experimental, orgía ácida que mezcla a los Beatles con Jimi Hendrix y que se inicia con cuenta atrás en diferentes idiomas… 8 en español…

Muy buen álbum psicodélico de un grupo que mereció mayor fortuna. Tras la grabación de un segundo LP, Gun terminaron desapareciendo y los hermanos Curtis/Gurvitz formaron parte con posterioridad de variados proyectos, algunos notables combos de rock progresivo y hard rock, como Baker Gurvitz Army (con Ginger Baker, batería de Cream), o The Graeme Edge Band (con Graeme Edge, batería de Moody Blues).

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:1    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar